Adiós a Tom Petty, el músico de la iracundia

Edición Impresa

Los Angeles - Después de sufrir una muerte cerebral, anteayer, que a numerosos medios internacionales llevó a anticipar algunas horas su deceso, el músico de rock estadounidense Tom Petty murió la noche del lunes a los 66 años a consecuencia de un paro cardíaco. Petty, que con su banda The Heartbreakers lanzó varios hits musicales, era conocido por hits como "American Girl", "Don't Come Around Here No More" y "I Won't Back Down". La semana pasada había terminado una gira para marcar los 40 años de su banda. Reconocible por su melena rubia, a Petty lo alimentaba siempre una ira contenida. "I Won't Back Down", probablemente su tema más conocido, tuvo una segunda vida como canción patriótica tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Las letras de sus canciones tenían como protagonistas a estadounidenses modestos cuyos sueños se estrellaban contra los muros, reminiscencia de sus propios inicios difíciles en la vida. Su abuelo, un carnicero de Georgia, huyó a Florida tras haber matado a un hombre a hachazos en una pelea, y su padre, alcohólico y agresivo, era un vendedor de tabaco y caramelos.

El cantante recordaba que un día su padre, borracho y poco sensible a su pasión por la música, destrozó su colección de discos. Tom le dijo entonces: "Papá, si me dejas simplemente solo, seré millonario a los 35 años". Su comentario resultó ser una declaración profética.

Petty confió en 2015 a la revista estadounidense Men's Journal que había sido su madre, Kitty, quien hacía todo "por mostrarnos que había algo más en la vida que gente de pueblo". "Me leía muchos libros. Ella amaba la música: tenía un tocadiscos y ponía a Nat King Cole y la banda sonora de 'West Side Story'. Cada vez que escucho esas melodías me acuerdo de ella". Pero su cólera interna permanecía. "Cuando no estaba de acuerdo con algún tipo de autoridad, podía volverme loco". A lo largo de su vida combatió la depresión y pasó por la adicción a la heroína, antes de virar hacia la marihuana y la meditación trascendental para tranquilizarse. Petty se acercó en su obra también al sur de Estados Unidos, especialmente en su álbum de 1985 "Southern Accents". En un discurso en febrero de ese mismo año al recoger un Grammy, dijo tener una gran deuda con afroamericanos como Chuck Berry. A finales de los años 80, Petty participó con George Harrison en el grupo The Traveling Wilburys del que también formaba parte Bob Dylan. En 1989 sacó su primer álbum solista, "Full Moon Fever" ("Free Fallin'", "Runnin' Down a Dream" o "I Won't Back Down").

Dejá tu comentario