AFIP insistirá en pedir datos fiscales a Uruguay

Edición Impresa

• Funcionarios de los dos países tendrán una reunión en una semana

La semana próxima en Ciudad del Cabo se realizará el Foro Global de Transparencia Fiscal de la OCDE, donde se conocerán las conclusiones que sacaron 110 países al evaluar la situación de sus pares en esa materia. La fecha es importante porque volverán a encontrarse los responsables de la administración fiscal de la Argentina y Uruguay, que llegan con dos calificaciones muy diferentes. La Argentina aprobó la fase I y II de la evaluación, simultáneamente y sin objeciones. Uruguay apenas logró pasar a la segunda parte de la revisión con puntos pendientes. Entre ellos, aprobar definitivamente el acuerdo de intercambio de información fiscal con la Argentina y comenzar a utilizarlo. Los representantes de la AFIP exigirán que este año el acuerdo esté ratificado por el Parlamento uruguayo.

El evento se realizará el 26 y 27 de octubre en Sudáfrica, y las conclusiones que se harán públicas oficialmente ese día generan dudas en cuanto a la rapidez con que se terminará de sellar el acuerdo tributario entre la Argentina y Uruguay. Por un lado, la OCDE instó al país de José Mujica a intercambiar datos tributarios con sus principales socios comerciales (la Argentina y Brasil), ante lo que el Gobierno oriental se comprometió a hacerlo antes de fin de año para que los convenios entren en vigencia en 2013. Pero como la OCDE ya aprobó la fase I de la revisión a Uruguay, y la próxima vez que pase por esta prueba será en 2014, la firma del convenio podría demorarse todavía muchos meses más. Ésa es la intensión de la oposición uruguaya, que considera que el acuerdo, tal como fue aprobado, no debería ser rubricado en el Parlamento.

La Argentina confía en que la presión de la OCDE sobre Uruguay tendrá resultados rápidos, sobre todo después de que ese organismo había colocado al país en la lista de paraísos fiscales por la falta de transparencia en la información que comparte con el mundo. De esa situación salió justamente gracias a los convenios de intercambio que cerró con diferentes países, pero sobre todo por el avance con los de Brasil y la Argentina.

El convenio de intercambio uruguayo-argentino se firmó en abril y ya fue ratificado por el Congreso argentino. En la AFIP, incluso están preparados los primeros requerimientos que se harán a la DGI uruguaya sobre algunos contribuyentes, en cuanto sea aprobado el texto en ese país.

El acuerdo entre Uruguay y Brasil recién comenzó a delinearse en julio, y se pronostica que será aún más complicado de cerrar que el de la Argentina. Mientras que la administración de Mujica quiere que básicamente todos los tratados sean para evitar la doble imposición de impuestos -cláusula que la Argentina aceptó y no está tan claro que acepte Brasil-, el Gobierno de Dilma Rousseff pretende que inspectores brasileños puedan trasladarse a Uruguay a hacer sus propias investigaciones.

Otro de los puntos oscuros que se encontraron sobre Uruguay estaba vinculado con la existencia de acciones al portador, con las que no podía conocerse el nombre de sus titulares, una herramienta muy utilizada por argentinos que bajo ese anonimato evaden los controles de la AFIP. Sobre ese punto se trabajó y en enero de 2013 vence la fecha para que las sociedades radicadas en ese país informen al Banco Central quiénes son los titulares de las acciones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario