18 de julio 2014 - 00:00

Alicia K, show nostálgico con aroma a lanzamiento

Alicia K, show nostálgico con aroma a lanzamiento
A cuatro años del "florecerán mil flores" que masticó Néstor Kirchner como poema futurista, resurgirá la margarita oficial: Alicia K, la cuñada, portadora del apellido que reinó en la década, Alicia Margarita Kirchner volverá a la tarima política.

La inoxidable excusa es recordar el debut de la Corriente de Liberación Nacional que Néstor Kirchner presidió el 20 de julio de 2010 como show de campaña de su -por entonces- irrevocable postulación presidencial.

Aquel sello, que se personificó en Alicia, aportó el acrónimo Colina -que más tarde la fiebre nestorista con impacto gramatical reconfiguró como Kolina- y asomó como guardián del purismo K

Daniel Scioli fue el excluido estelar de ese atardecer de invierno en el teatro Coliseo en que Kirchner acriolló la metáfora floral de Mao Tsé Tung -que el kirchnerismo juvenil tomó como eslogan- picardía intelectual de un peronista citando al patriarca comunista chino.

Scioli tampoco estará este domingo cuando Alicia Margarita, ministra de Desarrollo Social, cuñada y habitual comensal de la Presidente en la quinta de Olivos, aparezca como oradora central (¿y única?) en el acto aniversario de Kolina donde, aunque no diga media palabra ni deje caer un gesto, expresará la previsible intención de la Casa Rosada de inyectarla en la grilla presidencial 2015.

Mensajes

Excepto en 2007, cuando fue electa senadora nacional por Santa Cruz, en los once años de permanencia kirchnerista, Alicia varias veces sonó como candidata múltiple: a gobernadora en su provincia, en Buenos Aires o -el último capítulo- como diputada bonaerense.

La mayoría de las veces no ocurrió, pero operó como carta amenazante, un recurso siempre a mano para imprimir el apellido Kirchner en cualquier boleta. El domingo, émulo de sí mismo, el kirchnerismo activará aquel mecanismo: anotará a Alicia K en el pelotón de potenciales sucesores y herederos de Cristina de Kirchner.

Entre dirigentes de Unidos y Organizados (UyO), intendentes del PJ y dirigentes K circuló primero como rumor y desde ayer como certeza con hora y lugar -la sede del SMATA porteño a las 5 de la tarde- el acto retornista de Alicia y con las horas se fueron plegando alcaldes PJ, jerarcas sindicales y dirigentes kirchneristas, entre ellos de La Cámpora.

A pesar del contra reloj, la juntada podría registrar la mayor concentración ultra y filo K del último tiempo en torno a un hipotético presidenciable por lo cual, además de ser un mensaje inquietante para Scioli, la irrupción de Alicia K es una maniobra incómoda para candidatos del dispositivo oficial como Florencio Randazzo, Sergio Urribarri, Agustín Rossi o Jorge Taiana.

La razón es sencilla. A pureza K ninguno compite con la cuñada-ministra y Alicia, obediente hasta la sumisión, jamás se hubiese aventurado a abandonar su hibernación política sin el guiño de Cristina. "Nadie dirá que es un lanzamiento, pero Alicia vuelve para donde Cristina diga", soplaron ayer, con sigilo, desde el alicismo que alguna vez parió al grupo "Los Margaritos" entre los que aparecía Sergio Massa.

Dejá tu comentario