Alivio: el cupón PBI en dólares subió el 1,4%

Edición Impresa

Fue el día de los presidentes de los bancos centrales. En Estados Unidos, cerca del final de la rueda, habló Ben Bernanke, titular de la Reserva Federal y fue cauto en su opinión sobre el futuro. Sus palabras impidieron que se concrete el rebote técnico que se esperaba en Wall Street tras cinco semanas consecutivas de caídas.

En Europa, el titular del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, trató de transmitir calma y alejó la posibilidad de un default en Grecia si se ajusta a los pasos que recomendó la entidad. Con estos conceptos logró que las Bolsas europeas cerraran con moderadas subas.

En la Argentina, el clima no fue el deseado. A pesar de la baja del dólar marginal, los bonos en pesos, en particular, tuvieron fuertes caídas. El más golpeado fue el Discount, el principal referente de la deuda, que perdió un 1,50%. El cupón PBI también retrocedió aunque de manera leve (-0,41%).

La fe volvió al cupón en dólares, que tuvo un alza importante del 1,37%. Los nervios preelectorales están influyendo en las operaciones financieras
.

Los títulos en dólares, en tanto, tuvieron leves retrocesos.

La característica sobresaliente de los mercados locales fue el escaso monto de negocios. En el Mercado Abierto Electrónico los títulos públicos movieron $ 1.159 millones, pero $ 401 millones fueron para las Lebac y Nobac del Banco Central.

En la Bolsa, se operaron $ 45,6 millones. El índice Merval de las acciones líderes subió apenas un 0,09%. El papel que más ganó fue el que más cayó el lunes; Molinos, que recuperó 3,19%. El Banco Hipotecario, con una suba del 2,88%, aportó a la recuperación del índice Merval, en un día en el que predominaron las bajas.

Los papeles que más retrocedieron fueron los de Petrobras Argentina, con un 2,67%, seguidos por Ledesma con un 2,06%.

El dólar tuvo un día monótono por la ausencia de negocios. En el Forex-MAE, la principal plaza mayorista, se movieron apenas u$s 189 millones porque faltaron exportadores a la cita. En el MEC de los corredores de cambio sucedió algo inusual: sus negocios con u$s 216 millones superaron a los del Forex-MAE.

Con este magro volumen, el día se hizo insoportablemente aburrido para los operadores de cambio. La divisa abrió y cerró a $ 4,093 y el Banco Central aprovechó para hacer pequeñas compras a lo largo de la rueda. Al final del día se hizo de u$s 40 millones, que elevaron las reservas en u$s 23 millones a u$s 52.061 millones.

En el mercado marginal, el «blue» retrocedió medio centavo, a $ 4,16, pero esta caída no hizo reaccionar a los inversores que decidieron salir de los títulos públicos en pesos. Tomaron las ganancias acumuladas en las últimas cuatro ruedas. El «contado con liqui», el dólar que se utiliza para fugar divisas, perdió 2 centavos, a $ 4,35. En las casas de cambio, el dólar se vendió a $ 4,12 y el euro subió 3 centavos, a $ 6,06.

Hay tensión en los mercados y cautela en los inversores. Los datos económicos que llegan vuelven más borroso el futuro. No hay señales contundentes de que habrá reactivación. Grecia sigue influyendo. El desafío es que Wall Street no sume su sexta rueda consecutiva de bajas.

Dejá tu comentario