AMIA: “El Gobierno podría hacer mucho más en el campo internacional”

Edición Impresa

«Creemos que el Gobierno podría y debería hacer alguna cosa más que una mera declamación anual en las Naciones Unidas. Desde que la Justicia acusó a Irán de organizar y financiar el atentado, por ejemplo, se podría haber pedido el apoyo de la OEA, de la que la Argentina es miembro, en nuestro reclamo. Pero está el 'tema Chávez', y se opta por un silencio que nos frustra». Quien lo dice es Luis Czyzewski, que perdió a su joven hija Paola aquel fatídico 18 de julio de 1994, cuando una Trafic cargada de explosivos demolió el edificio de la mutual judía, y forma parte del grupo Familiares y Amigos de las Víctimas del Atentado contra AMIA.

Este año, por primera vez desde 1995-cuando se recordó el primer aniversario del peor ataque terrorista de la historia argentina-, no habrá acto frente al edificio de Pasteur 633. La epidemia de gripe porcina provocó que el grupo decidiera posponerla demostración sin fecha. Czyzewski dijo que «se hará cuando las condiciones sanitarias lo permitan; si es posible, el 18 de agosto».

La frustración de los familiares es compartida por la dirigencia de las entidades comunitarias. «Tengo la convicción de que algunos de los acusados de la primera causa AMIA son parte de la conexión local. Y así lo confirmó el dictamen de la Corte Suprema, revirtiendo la anulación de parte de las pruebas recogidas en la primera instrucción de la causa», dijo a este diario Aldo Donzis, titular de la DAIA.

A pesar de su tono levemente optimista, sus palabras pintan la enorme frustración que campea en la comunidad judía a quince años del peor atentado de la historia argentina: a una década y media la causa parece estar, en el mejor de los casos, casi en el mismo punto que el día del atentado.

Pesimismo

Czyzewski, que desde entonces viene transitando -junto con otros miembros de su agrupación, como Daniel Komarovsky, Olga Degtiar y Sergio Burstein- los pasillos de la Justicia y los despachos de funcionarios de los sucesivos gobiernos, tampoco alberga demasiadas esperanzas.

«Podríamos decir que estamos más fuertes en el aspecto de la conexión internacional, con el descubrimiento por la Justicia argentina de quiénes fueron los iraníes que pagaron y organizaron el atentado y quién fue el que les dio apoyo local (por el colombiano-libanés Salman El Reda, sindicado por el fiscal Alberto Nisman como organizador de la conexión local), pero estampas más débiles en descubrir quiénes fueron los argentinos que participaron de esa conexión local», resume Czysewski.

En relación con la responsabilidad de los imputados en la causa AMIA, y sobreseídos en polémico fallo por el Tribunal Oral Federal N° 3 (TOF 3), el familiar dice: «Si creemos que una persona que estuvo en contacto con la Trafic con la que se hizo el atentado es parte de la conexión local, entonces Carlos Telleldín lo es. La pregunta obvia: ¿sólo Telleldín es la conexión local? Eso es lo que queda por averiguar». Respecto de la actuación del fiscal Nisman, agrega: «Le damos un apoyo crítico: hasta que no sepamos toda la verdad, le diremos que está en falta».

Policías liberados


Cabe recordar que en esa causa había una serie de policías bonaerenses procesados, que fueron liberados por el TOF 3 basándose en que las pruebas aportadas por el entonces juez Juan José Galeano habían sido producto de un acto de corrupción (soborno a Telleldín). «Hablo con abogados y me dicen que media biblioteca afirma que pueden volver a ser procesados tras el fallo de la Corte, pero que la otra mitad dice que ese mismo fallo los sobresee definitivamente. Así estamos...», se lamentaCzyzewski, con razón.

Coincide Donzis -que este año iba a ser el primer titular de DAIA en un lustro en hablar en el acto-: «Los años cada vez nos hacen más pesimistas: se diluyen evidencias, se pierden testigos... Sabemos lo de los iraníes y lo de El Reda, pero no sabemos nada de cómo se organizó acá, quién mató a 85 argentinos. Y si no se avanza, en este caso, se retrocede...».

Hoy no habrá ninguna actividad en Pasteur 633; el homenaje a las víctimas se limitará a la transmisión de un spot por las radios y canales de TV de la cadena nacional; dura siete minutos y se difundirá a las 9.53, hora en que estalló la bomba y acabó con la vida de 85 inocentes. Mañana, sábado 18 de julio (como cada año que el aniversario coincide con la festividad semanal del «Shabbat»), algunos familiares caminarán hasta la reconstruida sede de la AMIA a dejar una rosa frente a la puerta. Será la única manifestación visible del dolor que recorre a la comunidad judía año tras año para esta fecha.

Dejá tu comentario