ARBA activa plan de fiscalización masiva de I. Brutos

Edición Impresa

  Buenos Aires - En línea con el pedido de Daniel Scioli de "salir a cazar fuera del zoológico en Ingresos Brutos", el 20 de abril debutará en la provincia el Sistema de Fiscalización Remota (FIRE), diseñado por la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) y que busca alcanzar con notificaciones masivas al 100% de los contribuyentes de ese tributo con inconsistencias detectadas, para potenciar la lucha contra la evasión.

El FIRE permite acciones de fiscalización masivas y simultáneas, a diferencia de la fiscalización tradicional presencial, que es limitada, lleva meses de procedimientos y alcanza físicamente sólo a entre el 2% y el 5% de los contribuyentes con inconsistencias.

En el estreno del programa -sin antecedente, afirman, a nivel nacional e internacional- ARBA publicará en el "domicilio fiscal electrónico" correspondiente 26 mil inconsistencias de contribuyentes de Ingresos Brutos (grandes y medianos) por un monto de $ 1.000 millones, detectadas tras un cruce entre el pago de IVA y de Ingresos Brutos (ingreso nacional contra ingreso provincial).

Luego se generará una interacción "on line" entre el contribuyente y ARBA para intercambiar medidas de prueba durante los siguientes diez días y poder evacuar las inconsistencias. Ahí se abren tres posibilidades: el contribuyente que reconoce la irregularidad y paga; el que hace su descargo y demuestra que no había inconsistencia, y el reticente a dar una respuesta, para el cual se abre el proceso judicial (tras dos advertencias previas) en un plazo de pocos días.

La apuesta del novedoso sistema -un seguimiento continuo de la conducta fiscal del contribuyente- apunta a tener activos hacia fin de año un rastrillaje a partir de 14 cruces de variables para profundizar la lucha contra la evasión, como por caso Ingresos Brutos vs. información de bancos, o Ingresos Brutos vs. gasto/consumo, a partir de la información a la que accede ARBA de parte de AFIP (con intercambio masivo y automático de datos), los municipios y los bancos, entre otras fuentes.

La embestida del mandatario justicialista y precandidato presidencial Daniel Scioli apunta a un tributo clave, que representa cerca del 70% de la recaudación provincial, que en 2014 fue de $ 110 mil M.

"Al asumir, recibimos dos instrucciones de Scioli: generalizar las herramientas tecnológicas de ARBA al resto de la administración, y cazar fuera del zoológico en Ingresos Brutos", afirmó ayer el titular de ARBA, Iván Budassi, en una ronda con periodistas.

Se trata de una herramienta que en rigor se podrá aprovechar a pleno desde la próxima gestión a gobernador.

El sistema tiene como objetivo primario el de fiscalizar y recaudar, aunque redundará además en la liberación de recursos antes volcados a los expedientes para potenciar la fiscalización en las calles, y una mayor transparencia en todo el proceso.

Para avanzar en esta estrategia primero comenzó a aplicarse el "domicilio fiscal electrónico", que permite realizar notificaciones con validez legal. Todo contribuyente de Ingresos Brutos de ARBA debe contar con esa herramienta, y ya hay 500 mil cuentas validadas.

Luego se avanzó con la depuración del padrón de contribuyentes. "El sistema, -a diferencia del de fiscalización electrónica de la AFIP, donde siempre termina con la intervención concreta de un fiscalizador-, tiene principio y fin, y tiende a poder terminar el proceso la mayoría de las veces de forma automática", enfatizó Budassi. "La fiscalización en sí como la determinación de la deuda se hace en forma automática", agregó.

Dejá tu comentario