Arenga: Macri pidió a intendentes terminar con impuestos distorsivos

Edición Impresa

El encuentro incluyó, además, la presentación del ránking de los 15 municipios con mejores prácticas de gestión, y un reproche a los caciques comunales de Cambiemos que no se anotaron en la medición.

Mauricio Macri aprovechó una cumbre con más de 800 intendentes de todo el país para desplegar una arenga de austeridad: los instó a ser "responsables" y "no gastar más de lo que se tiene", y les reclamó no generar "impuestos distorsivos" sobre comercios e industrias locales.

Fue en el marco del Segundo Encuentro Nacional de Intendentes, que se desarrolló en el Centro de Exposiciones y Convenciones, en tierra porteña, y contó con la presencia del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, organizador del encuentro.

"No da lo mismo hacer las cosas bien o, como siempre se hicieron, a través de la trampa y el atajo", enfatizó y, bajo esa premisa, blandió un ranking de los mejores 15 municipios en materia de "prácticas de gestión" (con inscripción hasta ahora voluntaria), que mixtura a jefes comunales de Cambiemos (como Néstor Grindetti, de Lanús, y Martín Yeza, de Pinamar), con caciques peronistas (como el de la santafesina Reconquista, Enrique Vallejos); renovadores (el de Caucete, Julián Gil) y de fuerzas provinciales (como el de la santafesina San Justo, Nicolás Cuesta, del Frente Progresista, y Brunilda Rebolledo, de la neuquina San Martín de los Andes, del MPN). El mayor número, en ese listado, fue de Cambiemos.

"Queremos que los que mejor vienen trabajando tienen que ser guía para los demás", dijo.

En esa elogiosa presentación, sin embargo, el Presidente no esquivó un reproche hacia los intendentes propios que no se sumaron a la medición: pidió a los municipios que "no se anotaron" que lo hagan, y elevó un reclamo "especialmente a los que faltan de Cambiemos" para cumplir con esas "buenas prácticas y ser ejemplo de lo que significa estar al servicio de sus vecinos". Para esta compulsa se anotaron 112 distritos (de más de 20.000 habitantes).

En línea con el Consenso Fiscal, en tanto, Macri insistió en la necesidad de bajar la presión impositiva para alentar la competitividad y el "empleo privado de calidad". "Si queremos generar trabajo no podemos cobrar impuestos distorsivos; los impuestos que puede cobrar un intendente tiene que ser por servicios que presta a los metros cuadrados que ocupa a quien le cobramos, no pueden estar ligado a lo que factura esa persona o esa compañía en esos metros cuadrados", sostuvo.

En su discurso, habló también de "una deuda pendiente" de "todos los partidos", en referencia a "las dirigentes mujeres". "De 2300 intendencias, menos de 120 son lideradas por mujeres y son muy pocas, y necesitamos que sean más", alentó, además de considerar que la "visión" de la mujer "es fundamental para que Argentina se convierta en un país más justo y más inclusivo, y con verdadera igualdad de oportunidades".

También remarcó que, al iniciar su gestión en 2015, "el 90% de los municipios no tenía internet de calidad, ni posibilidad de hacer trámites a distancia, ni portales de transparencia", y "casi un 60% no tenía una página web". Y precisó que, a través del programa de conectividad lanzado, "hoy se logró que 1500 municipios cuenten con herramientas digitales" para cubrir las expectativas de "transparencia y agilidad".

Dejá tu comentario