Argentina, opción para amantes del riesgo

Edición Impresa

El mercado accionario doméstico ha ofrecido grandes retornos en dólares en los últimos años medidos por el Merval a quienes anticiparon un cambio de Gobierno, en un entorno de Bolsas mediocres, desaceleración de la actividad global y en medio de un aumento de tasas de interés de referencia en Estados Unidos.

Condenada a su status de mercado de frontera con el 14% de participación en el índice de Morgan Stanley Capital International, el banco de inversión estaría dispuesta -probablemente el año que viene- a recategorizarla e incluirla en su benchmark de mercados emergentes. Esto se debe a los profundos cambios que se están dando en materia de política económica y de reinserción mundial. Eso traería aparejados

u$s 3.000 millones de inversión de portafolio y una segunda ola de subas.

La Argentina no es una economía apalancada tomando en cuenta el bajo endeudamiento argentino en términos de PBI (menos del 23% para toda su deuda externa y del 18% para el sector público exclusivamente) y su deuda privada (el stock de préstamos hipotecarios representa apenas el 1,3% del PBI y del 13% el total). El actual proceso de apalancamiento no sólo parte de una base muy baja, sino que podría traer muchas oportunidades a mediano plazo.

Las oportunidades de inversión con altos rendimientos están siempre dotadas de mucho riesgo y volatilidad. Y la Argentina es un mercado solamente para inversores amantes al riesgo. Para aquellos que operan en el exterior y que cumplen esta condición es recomendable mirar el Global X MSCI Argentina ETF (ARGT), un fondo cotizado que replica una cartera pasiva de acciones argentinas medida por el índice MSCI Argentina (MXAAR).

Las acciones estrictamente locales tradean a 10 veces sus ganancias proyectadas a 12 meses, pero la valuación depende mucho de la muestra de empresas que se tome. Los sectores mejor representados a través de la inversión en ADR son las empresas petroleras (YPF), las tres entidades bancarias más representativas y las dos empresas energéticas (electricidad), además de algunas empresas puntuales como Telecom Argentina en el sector de telecomunicaciones o el Grupo IRSA/Cresud para apostar a la revalorización del real estate y el consumo doméstico. Es un instrumento volátil, pero con poca correlación con el equity norteamericano.

Incluye, además, empresas listadas como Adecoagro (AGRO), MercadoLibre (MELI) o Globant (GLOB), que representan casos exitosos y que cotizan en el exterior directamente, a las cuales se suman los ADR de Tenaris (TS) como empresas de capitales argentinos que tienen residencia legal extranjera. Éstas encarecen la valuación de una muestra de empresas "argentinas", tornándola menos atractiva.

Un condicionante de este ETF es el tamaño: el volumen operado promedio de los últimos 30 días fue de casi un millón de dólares (47.453 nominales), con una tenencia de u$s 49 millones. Paga una vez los dividendos al año, pero el retorno esperado es bajo: un 0,88%. 

¿Cuáles son sus 10 principales tenencias? Tenaris, con el 16,48%, es la mayor participación, seguida de MercadoLibre, con el 9,57%, YPF (7,98%), Banco Macro (5,57%), Grupo Financiero Galicia (5,52%), Telecom Argentina (4,94%), BBVA Banco Francés (4,16%), AdecoAgro (3,75%), Grupo Clarín (3,44%) y Globant (3,3%). Incluye, también, a Arcos Dorados (ARCO, la franquicia de McDonald's para Latinoamérica), Pampa Energía y Petrobras Argentina, entre otras.

En síntesis: los inversores deben tener en cuenta que el ETF ARGT de Global X Management replica a un índice que no es 100% argentino. Tenaris y Globant son globales; MercadoLibre, Arcos Dorados y AdecoAgro, en tanto, más bien regionales (Latam). Estas tres empresas representan el 33% del índice, lo que torna a ARGT menos criollo de lo deseado.

Con todo, de esto se trata, precisamente, lo que hacen los fondos: replicar a su índice subyacente o índice de referencia. Además, el ETF ofrece al inversor minorista la diversificación y los ingresos en otras monedas, dado que sirve, en parte, como una exposición al dólar.

El fondo resulta demasiado heterogéneo en su composición y con factores explicativos distintos para cada empresa. Aquellos inversores extranjeros o con dinero en el exterior que quieran exposición a acciones puramente argentinas tendrán que optar por un mix de ADR, también listados en Estados Unidos.



(*) Economista y director

de Research for Traders (RfT)

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario