5 de abril 2013 - 00:00

Argentina rinde un duro examen

Berlocq y Tsonga se saludan tras el sorteo realizado ayer en La Usina del Arte. El chascomusense abrirá la serie ante Francia enfrentando a Tsonga, N° 8 del mundo, que este año ya consiguió un título en Marsella.
Berlocq y Tsonga se saludan tras el sorteo realizado ayer en La Usina del Arte. El chascomusense abrirá la serie ante Francia enfrentando a Tsonga, N° 8 del mundo, que este año ya consiguió un título en Marsella.
Al igual que el año pasado con República Checa, la Argentina deberá rendir otro examen complejísimo en su propia casa este fin de semana para seguir creyendo en el sueño de obtener la Copa Davis. Esta vez, el escollo a eludir será Francia, conformada por un top ten (Jo-Wilfried Tsonga), un ex top ten (Gilles Simon) y uno de los mejores doblistas del circuito (Michael Llodra). Por el lado argentino, y al igual que en la primera ronda, ante Alemania, Juan Mónaco será el líder, acompañado por Carlos Berlocq en el segundo single y por David Nalbandian y Horacio Zeballos, los doblistas.

Desde las 10.30, Berlocq cargará con la responsabilidad de abrir la serie en el estadio Mary Terán de Weiss ante Tsonga, 8° raqueta mundial. "Ya sabemos lo que es Tsonga tenísticamente. Será un partido muy duro pero estoy mentalizado hace varios días que eso sucederá. Tengo que rendir al ciento por ciento y quizás un poco más. Ojalá que todo lo bueno de la serie ante Alemania lo tenga todo junto mañana (por hoy)", aseguró el chascomusense, número 71 del ranking, que tiene un récord negativo ante jugadores encumbrados (0-13). "Es cierto que nunca le gané a un top ten pero en la Davis es totalmente diferente. Espero cortar esa racha", se esperanzó Charly, gran artífice del triunfo en la primera ronda tras batir y lesionar al número uno alemán, Philipp Kohlschreiber.

Más tarde será el turno de Mónaco, quien ayer vio una tenue luz de esperanza durante el sorteo cuando se conoció que Richard Gasquet (N° 9) no jugará por una fatiga muscular y en su lugar lo hará Gilles Simon (N° 13). "Me había mentalizado para enfrentar a Gasquet y ahora tendré que jugar con Simon, que si bien también es muy duro, tiene un estilo diferente, totalmente distinto", opinó el tandilense respecto a su rival. Aunque dejó en claro que será igual de difícil: "Es un siete de espada por un siete de oro. No cambia mucho". Ambos se enfrentaron cinco veces en el profesionalismo, con tres triunfos para el galo y dos para el argentino, aunque no se enfrentan desde octubre de 2011. De todos modos, la clave de este match pasará por cómo se encuentre Mónaco, quien aún no pudo conseguir una victoria en el circuito en lo que va de 2013. Precisamente, sus únicas alegrías las logró en febrero, en la primera ronda, ante los alemanes Florian Mayer y Tobias Kamke. "Jugar la Davis en mi país me motiva de manera especial. Lo tomo como una buena posibilidad para recuperarme de un mal comienzo de temporada", manifestó.

Las chances de la Argentina en la serie dependerán en gran medida de lo que haga Mónaco para llegar con la eliminatoria abierta para mañana, cuando Nalbandian y Zeballos, que sólo juegan juntos en la Copa Davis, se midan con Llodra y Benneteau, con un poco más de rodaje como pareja. De seguir con vida, el domingo se resolverá la cuestión con los cruces entre Mónaco-Tsonga y Berlocq-Simon, aunque los capitanes pueden modificar los nombres hasta una hora antes del partido.

Lo cierto es que los conducidos por Martín Jaite tendrán por delante un compromiso realmente duro ante Francia. Más allá de la baja de Gasquet a último momento, los galos cuentan con un equipo hipercompetitivo. La Argentina tiene a favor la localía y el polvo de ladrillo, su superficie favorita. Ahora deberá aguardar por un guiño del azar para sacar adelante esta serie y seguir ilusionándose con abrazar la Ensaladera por primera vez.

Dejá tu comentario