Arribas quiere saber si desde la AFI hacen espionaje ilegal

Edición Impresa

• EL TITULAR DE LA AGENCIA DE INTELIGENCIA PRESENTÓ UNA AUTODENUNCIA EN LA JUSTICIA
Fue a raíz de artículos periodísticos que describen seguimientos a empresarios, dirigentes políticos y futbolistas.

Con las firmas de sus directores Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) denunció ante la Justicia federal el presunto espionaje ilegal perpetrado por agentes no identificados en perjuicio de personajes públicos como el empresario Matías Garfunkel, el futbolista Lionel Messi y el legislador porteño Gustavo Vera. En una estrategia que ya había utilizado cuando fueron hackeados los correos electrónicos de Gustavo Sylvestre y del autor de este artículo, los funcionarios buscan -con esta suerte de "autodenuncia"- despegarse de las acusaciones formuladas a través de medios periodísticos y por uno de los propios "damnificados" (Vera), quien acusó a Arribas de utilizar su rol en la Agencia "para fines de extorsiones personales" y denunció "persecución política e ideológica" en su contra. La denuncia recayó en el juzgado federal a cargo de Sergio Torres, quien deberá comenzar a colectar prueba y citar a denunciantes y espiados para corroborar o no lo afirmado periodísticamente y avanzar en la investigación judicial, en caso de corresponder.

"Puedo garantizarle que desde ´La Casa´ no emanó ninguna orden para espiar ni a periodistas, ni a empresarios, ni a nadie que no esté requerido por alguna orden judicial", confió a Ámbito Financiero una fuente muy cercana a la dirección de la AFI

En el escrito presentado ayer, los responsables del organismo de inteligencia deslindaron "toda responsabilidad respecto de los hechos mencionados" y reclamaron "poner en claro la existencia o inexistencia de este tipo de prácticas ilegales tan sensibles a nuestra democracia y en su caso identificar sus responsables, que implicarían la comisión de conductas expresamente prohibidas por la Ley 25.520".

El requerimiento judicial -suscripto por las autoridades de la Agencia- ratifica que "todas las tareas realizadas por la Agencia son desarrolladas dentro del marco legal vigente y, en casos como el que nos ocupa, amparadas en las órdenes emanadas de autoridades judiciales". A los fines de la investigación, se le pide al juez que "cite a prestar declaración al denunciante periodístico" para que "aporte a V.S. la documental que sostiene avalan sus afirmaciones, así como los nombres y datos de las personas que individualiza como probables testigos y que permitan su citación".

Horas después los mismos denunciantes presentaron una ampliación de la demanda, en la que piden al juez que cite también al legislador porteño Gustavo Vera quien, haciéndose eco del artículo periodístico mencionado, formuló declaraciones en un medio radial donde se explayó en el mismo sentido, afirmando que estaría en condiciones de dar los nombres de "los testigos que pueden aportar los datos exactos de quiénes son las personas que me están espiando por orden de Majdalani y la banda mafiosa del sr. ´Jaime´ Stiuso que opera detrás de bambalinas".

Para una calificada fuente ligada al mundo de la inteligencia, detrás de estas denuncias y contradenuncias "aflora con claridad la interna histórica" entre las bandas de espías vernáculos, que se disputan el manejo de los "negocios paralelos" relacionados con el espionaje. "Muchos de estos agentes cobran sus sueldos como empleados de la AFI, pero facturan por afuera este tipo de trabajitos, que la mayoría de las veces hacen con recursos del Estado", aseguró el informante que alguna vez denunció a varios de los personajes afectos a estas prácticas.

Dejá tu comentario