Arriesgada Meryl Streep: haría papel de Thatcher

Edición Impresa

La publicación especializada «The Hollywood Reporter» reveló ayer que Meryl Streep está en conversaciones para encarnar a la «Dama de hierro» Margaret Thatcher en una biografía sobre la ex primera ministra británica. Streep, de 61 años, volvería a actuar bajo las órdenes de la directora del musical «Mamma Mia!», Phylidda Lloyd. Si Streep llegara a ser confirmada, este papel representará el personaje de más alto perfil en los últimos años de su carrera, cuando viene apareciendo en el cine en interpretaciones más volcadas a la comedia como Miranda Priestly en «El diablo viste a la moda» (2006); la hippie Donna Sheridan en «Mamma Mia!» (2008) o la cocinera Julia Child en «Julie y Julia» (2009).

Según «The Hollywood Reporter», la película no será una biografía integral de la Thatcher sino que estará centrada en los 17 días previos a la guerra de las Malvinas en 1982, cuando su popularidad en Inglaterra estaba muy degradada y se valió de ese conflicto para volver a ganar carisma y salvar su carrera política en la defensa de los intereses colonialistas de Gran Bretaña.

El film se llamará «The Iron Lady» (La dama de hierro) y Jim Broadbent está en conversaciones para interpretar a Denis, el esposo de Thatcher. El rodaje comenzaría a fines de este año. El guión es del inglés Abi Morgan, cuyos antecedentes sólo son televisivos, y fue descripto por el estudio Pathe como «un retrato sorprendente y revelador de una mujer extraordinaria y compleja». Thatcher actualmente tiene 84 años.

Ante el desafío de encarnar este papel muy lejos de carismático y complicado, las primeras reacciones de la prensa internacional no se hicieron esperar. La comentarista norteamericana Elisabeth Rappe dijo que su papel «no será un apretado corset de tweed como el que vimos en la película «La reina» (Helen Mirren) sino que analizará esos días previos a la guerra del Atlántico Sur, cuando su popularidad estaba por el piso por las huelgas de los mineros y la elevadísima tasa de desempleo. Con seguridad Streep lo hará muy bien y no dudo que su acento será perfecto. Lo que me provoca curiosidad es qué efecto podrá tener esa película en Inglaterra, ya que Thatcher es una figura increíblemente controversial y divide aún hoy a la sociedad entre quienes la adoran y quienes la detestan. Supongo que los fans ingleses de Streep añorarán Mamma mia! o las recetas de cocina de «Julia y julie».

El ácido crítico británico Martyn Conterio, con toda seguridad, pertenece al segundo de los grupos descritos por Rappe. «El film se ocupa de los días previos al conflicto de Malvinas, en el cual ella (Thatcher) ordenó un crimen mayor de guerra. ¿De modo que ahora Meryl Streep piensa realmente interpretar a esa comerciante de Grantham que llegó a convertirse en una odiada figura política y que arruinó a una nación? ¿Cómo se llamará la película. ¿Quizá El diablo viste un collar de perlas»?

Más allá de lo que puedan opinar desde el otro lado de la balanza, lo cierto es que, al aceptar este papel, las presuntas aspiraciones de Meryl Streep a un tercer Oscar (a priori, y sin considerar el personaje en cuestión, este es uno de los perfiles favoritos para los votantes de la Academia), dependerán en gran parte de las características del guión.

Si bien los Estados Unidos fueron aliados de Gran Bretaña durante la guerra de Malvinas, no parece probable que el ala liberal de Hollywood, que se muestra al menos en la superficie muy sensible a cuanta causa políticamente correcta se filtre a través de las películas, pueda favorecer la épica cinematográfica del personaje más representativo del neocolonialismo a fines del siglo XX.

Dejá tu comentario