Así, no hay corazón que aguante

Edición Impresa

Para Tucumán Rugby y Los Tarcos será fundamental comenzar ganando, ya que se encuentran relegados y tienen que descontar puntos de entrada. Si comienzan con una derrota, prácticamente se despedirán de la lucha por el título. Así, de esta manera, AlRugby presentó el inicio de la fase final del Regional del Noa. Parece ser que los jugadores de estos equipos leyeron la página 7 del suplemento número 180 y cayeron en sí. Y actuaron en consecuencia. Ambos ganaron, acortaron brechas y ahora hay sólo 3 puntos de diferencia entre el primero (Huirapuca) y el cuarto (Los Tarcos). Es decir, el torneo está para cualquiera.

¿Cómo es que a dos fechas para el final todavía hay 4 equipos con chances de campeonar? Si se emparejó para arriba o para abajo, es harina de otro costal. Lo cierto es que la realidad es inmodificable: lo que suceda este domingo va a ser clave de cara a la última fecha. Otra vez, en cancha de Tucumán Lawn Tennis, se vivirá una doble jornada para el infarto. Con Cardenales contra Tucumán Rugby y Los Tarcos ante Huirapuca.

Esta anteúltima fecha es clave porque el que finalice arriba al término de la misma podría ser local en la última fecha, siempre y cuando no se cambien las reglas de juego sobre la marcha. Además, algunos equipos podrían quedar al borde de la coronación si logran un buen triunfo. Ese es el caso de Huira que, a pesar de la derrota en la fecha pasada, sigue siendo el líder. Pero enfrente tendrá al inago-table Los Tarcos. Un equipo que viene de hazaña en hazaña. Resucitó mil veces como la cigarra y sigue soñando con dar la vuelta.

Por otro lado, Cardenales, sus conflictos y sus fantasmas jugarán contra Tucumán Rugby. Son dos estilos parecidos. La clave estará por la obtención y la buena defensa. Ambos saben que ya no hay tiempo para especulaciones. Pero jugar con inteligencia puede ser vital para quedar a las puertas de la gloria.

El Parque será una caldera. Los tucumanos andan empachados de rugby. Pero quieren más emociones. Y a medida que se acerca el final, no hay corazón que aguante.

Dejá tu comentario