Baja con explicaciones

Edición Impresa

La cantinela es la misma de las últimas ruedas, ya sea para tratar de justificar una suba o una baja de los precios en el mercado financiero: esperanza/ desazón ante la caída en el «precipicio fiscal» (en realidad hace 10 días no pasa nada concreto en este frente -que aburre más que preocupar a muchos- ya que recién ayer comenzaron a retornar los legisladores del descanso del Día de Acción de Gracias) y la solución del tramo actual de la crisis griega (las Bolsas europeas cayeron en promedio un 0,5%). No es que estos dos temas, que ayer no experimentaron uno de sus mejores días, no hayan influido en el 0,33% que cedió el Promedio Industrial al cerrar en 12.967,37 puntos. Pero achacarles lo grueso de lo que pasó en el mercado es claramente un error. En primer lugar porque las noticias en estos dos frentes se fueron enrareciendo a medida que avanzaba el día, en tanto lo peor para las acciones se dio durante la mañana cuando el Dow alcanzó a ceder un 0,84% (de ahí fue trepando de manera paulatina hasta cerrar cerca de máximo de la jornada). Más significativo fue el hecho que si bien el índice S&P 500 retrocedió un 0,2%, el Russell 2000 avanzó el 0,23% y el Nasdaq trepó un 0,33% (impulsada por Apple y la mal criticada Facebook), reflejando la predisposición de los inversores a colocarse en el extremo más riesgoso del mercado lo que nos obliga a hablar de una jornada «mixta». Entre los otros factores que pesaron en el ánimo de los inversores podemos citar la posibilidad de un ajuste técnico a la suba de la semana pasada o los resultados de las ventas del «black friday», que parecen no haber crecido tanto como se esperaba, lo que se reflejó en una caída del 4% en las acciones de las grandes tiendas (Amazon ganó poco más del 1,5%).

Dejá tu comentario