28 de septiembre 2009 - 00:00

Ballottage el próximo domingo en Corrientes

Arturo Colombi
Arturo Colombi
Corrientes - En la recta final para la segunda vuelta del domingo próximo, los movimientos de los candidatos suman tensión al clima electoral que no deja de sorprender. El justicialismo -que se ubicó en tercer lugar a menos de un punto- no resigna reclamos de fraude en la Justicia, y resolvió ayer no apoyar a ninguno de los primos Colombi el 4 de octubre. El gobernador Arturo, y su antecesor, Ricardo, continúan con acusaciones cruzadas por delitos de corrupción.

Por estas horas, el escenario parece tormentoso para el gobernador que busca su reelección -por primera vez en la vida institucional de la provincia- en representación del Frente de Todos. Mientras la resolución del mandatario de dar un aumento de $ 300 a los estatales y el pase a planta de los contratados a una semana de la elección, fue duramente criticada por «oportunista»; en los últimos días también se conoció que el vicepresidente opositor, Julio Cobos, ya no lo respalda, tras la derrota del 13 de setiembre a manos de su primo Ricardo, quien cuenta con el aval del titular de la UCR nacional, Gerardo Morales.

También el ex gobernador Ricardo Colombi tiene que dar explicaciones en este último tramo de la recalcitrante campaña por la Gobernación. Arturo denunció que uno de los colaboradores de Ricardo, el actual legislador y ex titular de Seguridad, Manuel Aguirre, mantenía vinculaciones con contrabandistas y traficantes. También el abogado porteño Mariano Cuneo Libarona, presentó una causa contra el candidato de la URC «orgánica» por presunta evasión fiscal.

En una conferencia de prensa, Libarona acusó a Ricardo de haber adquirido «la valiosísima casa en la que vive, valuada en 600 mil pesos, y haberla puesto a nombre de un testaferro que es empleado del PAMI en Corrientes, Hernán Laslo, que no posee ingresos como para comprar esa lujosa vivienda».

De inmediato, el ex mandatario replicó en rueda de prensa: «Dejen de joder con eso porque ustedes saben que el que hace esa denuncia es un empresario aliado al gobernador y todo porque el gobernador está desesperado porque sabe que va a perder el ballottage».

A todo esto, el PJ decidió ayer no apoyar a ninguno de los dos candidatos que competirán el 4 de octubre dada la diferencia de proyecto con ambos sectores, y pidió «un amplio consenso político y social para garantizar la gobernabilidad». En la decisión pesaron las acusaciones recíprocas de corrupción entre los postulantes, señalaron desde el partido.

Se interpreta que ello da libertad de acción a sus afiliados y electores, aunque movimientos internos organizan lo que llaman un «voto positivo»: introducir en la urna boletas con la candidatura del senador nacional kirchnerista, Fabián Ríos.

El PJ insiste en que es Ríos el que debió competir por la Gobernación en segunda vuelta, pero que fue frustrado por una votación «irregular» en varios distritos.

El peronismo, que compitió con el frente Correntinos por el Cambio planteó recursos judiciales contra el escrutinio, y aún espera que la Justicia federal dé curso a sus reclamos.

Lo resuelto sigue la línea discursiva de Ríos, quien dijo que «ni los proyectos de Encuentro por Corrientes, de Ricardo Colombi, ni el Frente de Todos de Arturo Colombi, tienen diferencias (entre ellos), y no tienen nada que ver con la plataforma de Correntinos por el Cambio».

La postura fue tomada por los integrantes del Consejo provincial del justicialismo, intendentes, legisladores provinciales y nacionales.

Dejá tu comentario