Banco Nación financiará desarrollos inmobiliarios

Edición Impresa

 En forma complementaria al lanzamiento de la nueva línea de créditos hipotecarios, el Banco Nación ofrecerá en paralelo una línea destinada a la construcción. Se trata de un préstamo a tres años de plazo para financiar a desarrolladores inmobiliarios. La entidad que preside Carlos Melconian planea aplicar al menos una parte del cupo de la línea de financiamiento productivo con este fin, es decir que la tasa se ubicará en el 22% anual fija en pesos.

Esta iniciativa busca dinamizar el desarrollo de inmuebles, que dependen casi exclusivamente del dinero que comprometan los inversores. Esta posibilidad de contar con financiamiento a mediano plazo permitiría planificar la obra y llevarla adelante sin depender de juntar a todos los inversores, lo cual muchas veces puede transformarse en un obstáculo insalvable.

Ya el año pasado el Gobierno de Cristina de Kirchner había expandido las posibles aplicaciones de la línea productiva, permitiendo que los bancos presten el dinero contra la garantía del fideicomiso establecido para llevar adelante el desarrollo. Sin embargo, hasta ahora ninguna entidad había aplicado puntualmente esa línea con tasa negativa para financiar construcción. En realidad, el grueso de los fondos se viene aplicando en los últimos tiempos a financiar capital de trabajo que precisan las empresas, en especial las pymes.

La condición para volcar el financiamiento a un desarrollo inmobiliario será que por lo menos el 50% se venda a través de la nueva línea de préstamos hipotecarios que lanzará la entidad. El propio Melconian adelantó que en junio ya estará disponible, con tres años de cuota fija al 14% anual y luego variable según una tasa de referencia del Nación, que nunca podrá superar el incremento de los salarios (que se miden de acuerdo al Coeficiente de Variación Salarial).

Por lo tanto, como la obra debe adecuarse a los futuros préstamos que se otorgarán, debe tratarse de departamentos que no superen los 2,5 millones de pesos. Esto deja afuera obras de lujo o en barrios muy caros, por lo que se desprende que apuntarán a emprendimientos que apunten a la clase media. Para el segmento de menos recursos estarán los préstamos de Pro.Cre.Ar, vía ANSES, que también lanzará las nuevas condiciones en junio. En el caso del organismo, las cuotas indexarán por UVI (la Unidad de Vivienda que presentó el Banco Central hace poco más de un mes).

Una de las incógnitas relacionadas con las nuevas ofertas de préstamos hipotecarios (tanto las que indexan el capital como las que se rigen por una tasa variable) es que un artículo específico del Código Civil y Comercial estaría trabando este tipo de propuesta. Se trata del 2.189, que establece que las garantías reales (en este caso la hipoteca) deben ser establecidas exclusivamente por una suma máxima de dinero.

Por lo tanto, el acreedor no quedaría cubierto ya que una suma determinada en pesos para un plazo de quince o veinte años quedaría totalmente licuada. Esta situación ya fue planteada por un grupo de bancos privados a legisladores para modificar el Código, aunque hasta ahora no obtuvieron resultados concretos.

Dejá tu comentario