Batalla bonaerense: ganó Scioli. Interna FpV, abierta

Edición Impresa

  Daniel Scioli se convertía esta madrugada en el candidato presidencial más votado de la provincia de Buenos Aires en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, seguido por Mauricio Macri. Quedó abierta la definición de la interna para consagrar al candidato a gobernador del Frente para la Victoria que esta madrugada disputaban voto a voto Aníbal Fernández y Julián Domínguez.

La provincia de Buenos Aires es el distrito con mayor cantidad de electores a nivel nacional, donde se concentra un 37,01 por ciento del padrón general. Fernández, jefe de Gabinete, no fue al búnker de Scioli en el estadio Luna Park. Domínguez directamente optó por el ostracismo y permaneció en su ciudad natal, Chacabuco, a la espera de los resultados finales. Ninguno de los precandidatos a la gobernación bonaerense se mostró ni habló en la noche del domingo ni en la madrugada de hoy. La lenta evolución del escrutinio bonaerense, que a la 1 de la mañana de hoy apenas superaba el 11% de las mesas de toda la provincia, demoraba conocer quién será el futuro candidato del oficialismo para suceder a Scioli.

La división del caudal de votos del FpV entre Fernández y Domínguez plantó a la macrista María Eugenia Vidal como la candidata a gobernador bonaerense más votada a nivel individual. Este fugaz liderazgo de Vidal en la provincia de Buenos Aires se desvanece ante la sumatoria de los votos de los candidatos del kirchnerismo, Fernández y Domínguez. El PRO logró ese resultado con Vidal como candidata única de su partido ante una interna bonaerense no deseada por el FpV en Buenos Aires. La deserción de Florencio Randazzo como candidato único a gobenador por el FpV obligó a la Casa Rosada a ir a una interna entre Fernández y Domínguez.

El actual jefe de Gabinete de Ministros, que lleva a Martín Sabbatella como compañero de fómula, se imponía en la primera sección electoral. Domínguez, cabeza de una fórmula del peronismo ortodoxo que se completa con Fernando Espinoza, intendente de La Matanza, se despegaba y lideraba en la tercera sección electoral, donde se concentra el principal bolsón de votos bonaerenses con 3.887.334 los ciudadanos habilitados a emitir su sufragio sobre un padrón bonaerense total de 11.867.979 de personas.

En la tercera sección. el partido con más peso electoral es La Matanza, con 889.901 votantes, seguido por el partido de la quinta sección electoral, General Pueyrredón (510.332). La principal ilusión de la fórmula Domínguez-Espinoza radicaba justamente en lograr una diferencia de al menos 15 puntos de ventaja sobre Fernández-Sabbatella para atornillarse así una victoria en la interna del FpV.

Además, la provincia de Buenos Aires cuenta con una representación de 70 bancas en la Cámara de Diputados de la Nación. En las elecciones generales de octubre se renovarán la mitad, 35 diputaciones nacionales. De ese lote total, el Frente para la Victoria pondrá en juego 20 asientos en el recinto, correspondientes a diputados bonaerenses que finalizan su mandato en diciembre. Ellos son Andrés Arregui, María Ester Balcedo, Gloria Bidegain, Eric Calcagno, José María Díaz Bancalari, Julián Domínguez, Andrea García, Carlos Gdansky, Graciela Giannettasio, Leonardo Grosso, Gastón Harispe, Jorge Landau, Mayra Mendoza, Mario Oporto, Ariel Pasini, Horacio Pietragalla, Adriana Puiggrós, Jorge Rivas, Adela Segarra y María Zamarreño.

Estos 20 diputados nacionales del FpV por la provincia de Buenos Aires se beneficiaron en 2011 del 54,11 por ciento de los votos que logró Cristina de Kirchner. De cara a octubre, el oficialismo podría perder escaños bonaerenses en la Cámara de Diputados, a menos que Scioli alcance la marca lograda por la presidente Kirchner hace cuatro años, cuando se impuso en primera vuelta electoral con más de 40 puntos de distancia sobre el entonces candidato presidencial de la oposición, Hermes Binner.

Dejá tu comentario