BCRA aspiró $ 5.200 M (y no tuvo que subir tasa)

Edición Impresa

El BCRA volvió a avanzar ayer en su plan para contener la estampida de los precios y del dólar en el mercado paralelo al absorber otros $ 5.200 millones de su licitación de deuda (decidió adjudicar ayer $ 9.068 millones de los $ 3.246 millones que vencían) y acumular, así, una absorción por esta vía de casi $ 35.000 millones en lo que va del año. El organismo no necesitó para esto, tampoco esta vez, elevar las tasas de interés que ofrece por sus Letras para tentar a los bancos del sistema, si bien el volumen de liquidez captado resultó sensiblemente más bajo que en la semana anterior ($ 11.300 millones).

En cuanto a las Lebac en dólares, la absorción fue cercana a los u$s 130 millones.

Por Letras en pesos que vencen en 84 y 98 días, el organismo de Juan Carlos Fábrega fijó exactamente las mismas tasas del 28,71% y un 28,86% anual, respectivamente, que había determinado hace ya dos semanas, pero que había alcanzado luego de ajustarlas en 900 puntos básicos a lo largo de enero, cuando decidió empezar a esterilizar pesos como un antídoto contra el "blue". El billete paralelo cerró ayer en los $ 11,78 y el oficial en los $ 7,78.

El Gobierno redujo este año el ritmo de emisión de pesos a sólo un 22,4% anual, en un esfuerzo por moderar las expectativas inflacionarias y de devaluación. Se trata ahora del menor ritmo de expansión de los últimos cuatro años, que indudablemente tendrá efectos contractivos en los próximos meses si se considera que la inflación actual ya se ubica, en términos interanuales, en el 30,8%, según la medición del Congreso.

El ajuste monetario se aplicó por decisión oficial desde mitad de enero (desde que resolvió subir las tasas de interés), pero había resultado forzado por las circunstancias a lo largo de todo el año pasado, en un 2013 en el que quedó obligado a vender dólares sin freno y absorber liquidez por esa vía.

La base monetaria había llegado a crecer a un ritmo del 40% interanual durante 2011 y 2012. Pasó a hacerlo al 23,4% en diciembre pasado y tiende ahora a ubicarse más cercana al 20%.

Sólo por "nominalidad", la liquidez del sistema debería avanzar a un ritmo del 30% anual. Un crecimiento por debajo de esos niveles debería encontrar en la economía, a mediano plazo (se estima un período de entre 12 y 18 meses), una reducción de los precios (lo que estaría dado si se percibiera una menor inflación) o una caída de las cantidades de bienes de la economía (es decir, menor producción, por algún factor como la caída de la demanda y de la inversión).

"El sector privado demanda hoy menos pesos. Ésta es una política claramente contractiva, por eso la tasa de interés llegó adonde llegó, que se inició por el lado del sector externo", explicó a este diario el consultor Andrés Méndez, de AMF Economía y Finanzas. Para el especialista, el organismo encontró limitaciones para la política monetaria en los últimos meses por las fuertes ventas de dólares que realizó ante el avance de las expectativas de devaluación. Pero esa limitación pareció moderarse a partir de este mes, cuando mediante una normativa redujo la cantidad de dólares que los bancos podían mantener en cartera y los obligó a liquidar divisas en el mercado cambiario.

Dejá tu comentario