BCRA repite recetas: subió tasa al 60% y encajes

Edición Impresa

El Banco Central decidió elevar nuevamente la tasa de política monetaria por fuera del calendario de reuniones del Comité de Política Monetaria (COPOM). En esta oportunidad, el organismo la subió en 1500 puntos básicos al 60%, en medio de una fuerte corrida cambiaria, con el objetivo de reducir la presión sobre el dólar y de mantener el sesgo contractivo de la política. La entidad que comanda Luis Caputo decidió subir también la tasa de encajes bancarios para todos los depósitos en pesos en cinco puntos porcentuales a partir de mañana, tanto a la vista como a plazo (quedarán en 36% y 30%, respectivamente), para las entidades financieras comprendidas en el grupo A, es decir, a aquellas en las cuales el importe de sus activos sea mayor o igual al 1% del sistema financiero. Este incremento podrá ser integrado por las entidades alcanzadas con pesos, Leliq o Nobac.

La autoridad monetaria tomó estas medidas en un nuevo intento por secar la plaza financiera de pesos, en medio de una fuerte suba del dólar, que trepó 15,6% a $39,87, aunque durante la jornada llegó a superar los $41. El anuncio tuvo cierto efecto a media mañana, pero la desconfianza de los agentes fue mayor, de modo que la moneda retomó el sendero alcista. Ya sobre el final, el BCRA decidió subastar u$s500 millones en el segmento mayorista para contener la demanda, de los cuales se tomaron u$s330 millones a un valor promedio de $38,7102. Además, el COPOM se comprometió a no disminuir el nuevo valor de su tasa de política monetaria al menos hasta el mes de diciembre "para mantener su sesgo contractivo" e intentar contener el traslado a precios de la depreciación del peso, que en lo que va del año perdió un 52,47% de su valor.

Esta no es la primera vez en la que el BCRA decide elevar las tasas de política monetaria o de encajes de manera sorpresiva. Durante la crisis cambiaria, la autoridad monetaria decidió elevar la tasa del corredor de pases a siete días primero al 30,25% (desde 27,25%) y luego al 40% para intentar frenar la demanda de divisas, en un contexto de fuga de capitales por una mayor aversión al riesgo a nivel global. Ésta se mantuvo estable hasta el pasado 13 de agosto, cuando fue elevada al 45% debido al retorno de la presión cambiaria, con un dólar en $30,72. En lo que va del año, la moneda estadounidense ya se disparó un 110,4%, principalmente, por los grandes desequilibrios macroeconómicos que mantiene el país. En general, en momentos de mayor incertidumbre, los agentes económicos terminan volcándose por la compra de dólares como reserva de valor debido a la falta de confianza en la moneda local.

Por el lado de la tasa de encajes, la entidad que comanda Caputo también decidió aumentarlas en reiteradas oportunidades a lo largo de los últimos meses. Esta será la quinta suba de la exigencia de efectivo mínimo para los bancos desde el pasado 21 de junio. Inicialmente, el BCRA había programado solamente dos incrementos, uno de tres puntos (21/06) y uno de dos (18/07). Pero la necesidad de calmar la plaza cambiaria llevó a que el oficialismo optara por subirla en otras oportunidades fuera del calendario, en conjunto con otras medidas, como licitaciones de Letras del Tesoro capitalizables en pesos, el último instrumento lanzado por el Ministerio de Hacienda. Por el momento, los anuncios de los distintos funcionarios no ayudaron a calmar la fuerte incertidumbre ni la volatilidad del mercado, ya que se espera que el Gobierno dé a conocer las cifras del programa financiero. Los analistas están a la espera de los números.

Dejá tu comentario