Bella fábula sobre inesperado tenor

Edición Impresa

  "Mi gran oportunidad" ("One Chance", EE.UU./G.B, 2013, habl. en ingles). Dir.: D. Frankel. Int.: J. Corden, A. Roach, J. Walters, C. Meany. 



Esta es la historia real de Paul Potts, un muchacho regordete y tímido que, luego de pasarse la vida intentando cantar ópera contra las situaciones más adversas incluyendo que lo desaliente el mismo Luciano Pavarotti- finalmente logra su lugar en la escena británica gracias a un concurso de talentos televisivo.

James Corden simpático y querible en el papel de Potts, y el guión de la película se las arregla bien para adornar la vida del chico de un pueblo galés, de clase trabajadora, quien de vendedor de teléfonos celulares se convirtió en celebridad inglesa de un día para otro.

Para lograr esto hay una historia de amor atractiva, con la excelente actriz Alexandra Roachenn, generadora de algunos de los mejores chistes y momentos simpáticos del film, dado que para las partes dramáticas -a veces excesivas- ya está el protagonista, siempre listo para arruinar cualquier ocasión de poder demostrar su talento como tenor.

Una cualidad del film es que no sólo los fans de la ópera disfrutarán la historia, lo que no implica que no haya fragmentos de óperas famosas cantados o a veces sólo estudiados por Potts. De hecho, el soundtrack está tan cargado de canciones pop que muchas veces parecen agregadas a la fuerza para vender el CD. Incluso se podría pensar que los espectadores aficionados a la ópera quizá puedan sentirse un tanto decepcionados al esperar más Puccini en medio de tanto insulso pop británico.

Pero evidentemente el film está hecho para capitalizar el estrellato de Potts en los medios masivos ingleses, y hay que reconocer que lo hace bastante bien, logrando incluso auténtica emotividad cuando luego de tanto intento frustrado al final llega el momento feliz en un estudio de TV inglés. La película tambien tiene varios excelentes actores de reparto, y muy lindos paisajes galeses y locaciones venecianas.

D.C.

Dejá tu comentario