22 de octubre 2012 - 00:00

Bellas Artes hospeda joyas de Caravaggio

«San Francesco meditando» y «Maddalena desvenecida», dos de las pinturas de Caravaggio que podrán verse en el Museo Nacional de Bellas Artes.
«San Francesco meditando» y «Maddalena desvenecida», dos de las pinturas de Caravaggio que podrán verse en el Museo Nacional de Bellas Artes.
El Museo Nacional de Bellas Artes custodia, desde hace unos días, los tesoros del tenebrismo que acompañaron la muestra «Caravaggio y sus seguidores». Por primera vez llegan a Sudamérica estas obras cumbre del Barroco y, con ellas, el Museo consolida un cambio. Más allá de las reformas edilicias, deja atrás la decadencia en la cual se encontraba la institución hace apenas cinco años.

El jueves 25, luego de las visitas privadas, se presentarán ante el público las siete pinturas de Caravaggio (1571- 1610) y los 14 cuadros de los «caravallescos2 o seguidores, pues, a pesar de su muerte temprana, el maestro del barroco italiano pudo formar una escuela de artistas influidos por su técnica, por esa luz que brota de las sombras. Al festín de la pintura que depara Caravaggio, artista que cambió y popularizó los temas del arte, se suman las obras de Artemisia Gentileschi, Bartolomeo Cavarozzi, Giovanni Baglione, Hendrick van Somer y José de Ribera. La exposición, financiada por la empresa Fiat, vino de Brasil con un costo de 680.000 dólares, tutelada por Fabio Magalhaes, curador para toda Latinoamérica de Base 7, Proyectos Culturales de San Pablo.

El organizador del envío a la Argentina, el operador cultural Miguel Frías, destaca que la Asociación Amigos del Bellas Artes se hizo cargo del estupendo y sofisticado montaje, además del exhaustivo catálogo y de un programa educativo sobre el período y los artistas de la muestra, que comenzó hace varios meses.

El director del Museo, Guillermo Alonso, ganó el cargo por concurso y en cinco años de la gestión que culmina en diciembre, llevó adelante cuatro intensas reformas edilicias, un proyecto de investigación y la publicación de los extensos catálogos del Museo; logró resolver cuestiones judiciales con las colecciones Girondo y Guerrico (alrededor de 630 piezas que estaban en riesgo), e incrementó la colección comprando obras sin pedir donaciones. La muestra de Caravaggio cierra un período digno de celebrar. El presidente de la Asociación de Amigos, Julio Crivelli, escoltado por Josefina Blaquier y María Herrero, asegura que ante los resultados, los patrocinantes se tornan generosos.

Mañana, a las 19 horas, Ángel Navarro, una eminencia en la materia Manierismo y Barroco, dictará en el auditorio de la Asociación (Figueroa Alcorta 2280), una conferencia magistral sobre la concepción y backstage de la muestra. Luego, el profesor Miguel Angel Muñoz acompañará la exposición con los cursos de los miércoles 21, 28 de noviembre y 5 de diciembre, de 19.30 a 21 horas.

Dejá tu comentario