“BM debe ampliar participación de países emergentes”

Edición Impresa

París - «El Banco Mundial necesita ampliar la representación y participación de los países de mercados emergentes en el organismo, garantizar que los gobiernos se involucren más en la toma de decisión y captar capital para satisfacer las crecientes demandas crediticias», indicó un informe del cuerpo de Gobierno de la entidad difundido ayer.

«El mundo va a esperar más del Banco Mundial en el futuro», señaló la comisión encabezada por el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo. La entidad «no podrá desempeñar este papel si no afronta las debilidades institucionales que minaron sus muchas fortalezas», añadió.

Los dirigentes de los países que integran el G-20 se comprometieron el mes pasado a dar más peso a los países emergentes en el seno del banco y del FMI, en reconocimiento por su creciente influencia en la economía mundial. El G-20 exhortó que se aumente la cuota de voto de los países emergentes en el banco en por lo menos tres puntos.

Zedillo, en una carta que acompaña al informe, expresó que incrementar la participación en el Banco Mundial y garantizar que «tenga adecuados recursos financieros para satisfacer los desafíos del desarrollo en el siglo XXI» son dos de las cinco recomendaciones que «requieren una acción inmediata».

El informe recomendó reemplazar la Junta de Directores Ejecutivos por una «Junta del Banco Mundial», cuyos miembros tendrían rango de ministro o viceministros y en la que Europa tendrá por lo menos cuatro lugares. Los europeos actualmente tienen entre ocho y nueve lugares en la junta de 25 miembros.

La toma de decisión en el banco es considerada como «muy exclusiva, ofreciendo a muchos de los países miembros escasa voz y pocas oportunidades de participar», dijo la comisión, cuyos miembros incluyen al gobernador del banco central chino Zhou Xiaochuan y a Pascal Lamy, director general de la Organización Mundial del Comercio.

Con los cambios propuestos, la junta recibirá ayuda de un Consejo de Representantes, asesor, que no tendrá autoridad para tomar decisiones, a diferencia de los directores ejecutivos de la actualidad.

Por su parte, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, en una carta a Zedillo, apuntó que aunque él reconocía «los beneficios de un compromiso ministerial fuerte» veía «oportunidades de conseguir importantes logros para mejorar la actual forma de dirigir la entidad». Zoellick acogió con beneplácito la exhortación a dar mayor voz a los países de mercados emergentes.

El informe sugirió que el banco debería apuntar a un equilibrio en derechos de votación entre países desarrollados y en vías de desarrollo, y que esto debería «seguir siendo lo suficientemente flexible como para adaptarse a los cambios en la economía global y a la migración de países de una categoría a otra». Para poner fin al veto de Estados Unidos, que deriva de su cuota en el banco, el informe sugiere reducir la mayoría necesaria para la toma de algunas decisiones grandes.

Este estudio fue publicado siete meses después de que se dio a conocer uno preparado sobre el FMI por el entonces ministro de Finanzas sudafricano Trevor Manuel, quien recomendó formar un consejo de alto nivel para guiar la estrategia del Fondo, reduciendo la mayoría necesaria para aprobar decisiones críticas, reorganizar la junta ejecutiva de 24 miembros y anular la tradición de que son las naciones europeas las que eligen al director gerente.

Zedillo también instó a un cambio en la elección del presidente del Banco Mundial, quien siempre ha sido un estadounidense. El proceso debe «basarse en reglas y ser competitivo, sin restricciones formales o informales sobre la nacionalidad de los candidatos», concluyó el informe. La junta debería tener «un marco para la revisión anual del desempeño del presidente» y para hacer un uso más amplio de las evaluaciones externas de las actividades del banco y su desempeño, se añadió. El banco debería ser recapitalizado, según la recomendación del informe, respaldando los argumentos de Zoellick de que la creciente demanda puede superar la capacidad de préstamo de la entidad.

Tanto el brazo prestatario de la entidad que facilita financiamiento a los países como el sector que hace lo propio para las empresas, están revisando opciones para incrementar el capital. Algunos de los mayores accionistas del banco en una reunión realizada en Estambul este mes pidieron más pruebas antes de tomar una decisión.

Agencia Bloomberg

Dejá tu comentario