Boca y River, según The Wall Street Journal

Edición Impresa

Los equipos del fútbol argentino sufrieron los efectos de la recesión, al menos así lo explica el periodista Jonathan Clegg en una nota de The Wall Street Journal. La fuerte caída en el volumen y el costo de las transferencias de jugadores a Europa afectó el rendimiento de los principales equipos del país. La crisis afecta a todos por igual, incluso a Boca y River que podrían verse comprometidos con el descenso si no tienen un buen desempeño en el próximo campeonato. A continuación algunas de las frases más destacadas del artículo.

  • Desde 1996 hasta 2008, sólo una vez Boca o River no ganaron el campeonato Apertura o Clausura. En estos días, el superclásico tomó otro significado. Cuando los dos equipos se enfrentaron el mes pasado por 186ª vez en la historia, fue para decidir quién se quedaba con el 16º puesto de la tabla. Ambos cuadros están en medio de un gran declive.

  • River comenzará el próximo campeonato con el peor promedio -entre los equipos grandes- acumulado en los últimos dos años. Con otra pobre temporada como la actual, Boca también podría entrar en zona de promoción. «Como a todos los hinchas, yo lo veo desde afuera y duele ver a muchos de mis amigos trabajando y sufriendo por River», dice Enzo Francescoli. «Se necesitan cambios radicales, pero el problema es que estos cambios necesitan poder económico y no hay respuesta fácil para eso», complementa.

  • Las dificultades de los dos equipos más fuertes del país pusieron de manifiesto los problemas financieros del fútbol argentino. Los equipos locales generalmente venden a sus estrellas a Europa con muy buenos contratos, pero la recesión produjo una reducción constante en las ventas. 

  • «No estamos viendo muchas transferencias multimillonarias. La Argentina acostumbraba vender cerca de 10 buenos jugadores a Europa en cada período de pases, pero ya no estamos viendo esos resultados», cuenta Daniel Szmid, analista de fútbol sudamericano de la empresa reclutadora de talentos Scout7, con base en Buenos Aires.

  • La venta más grande de este año fue la del goleador de Lanús Eduardo Salvio a Atlético de Madrid por cerca de 10 millones de euros. La mayoría de las otras transferencias fueron préstamos. El total de las transferencias a los equipos de la Premier League se redujo más de un 70% durante el período de pases de enero, una caída consistente con la situación de los principales equipos de Francia, Alemania, Italia y España.

  • Las cifras oficiales muestran que los clubes argentinos recaudaron 662 millones de euros (u$s 1.000 millones) de las ventas de cerca de 400 jugadores a clubes extranjeros en la última década. Ahora sin ese dinero salieron a la luz pública prácticas financieras cuestionables de algunos equipos. 

  • «Algunos clubes se vieron atrapados por confiar en los ingresos por concepto de transferencias en lugar de tomarlas como bonos. Ahora los equipos europeos tienen menos dinero para apostar y los cuadros locales sienten los efectos. Boca y River son los que más los sienten», dice Tim Sturtridge, analista de fútbol sudamericano con base en Buenos Aires.

  • A pesar del vaciamiento de una galaxia de talentos durante la pasada década, incluido el jugador de la Selección Javier Mascherano, Lucho González y Gonzalo Higuaín, el presidente de River, Daniel Passarella, dice que el club tiene una deuda de cerca de 25 millones de euros y pidió prestado contra los ingresos futuros por la televisión, los contratos de sponsoreo, publicidad y una serie de conciertos de rock.

  • Parece remota una recuperación rápida. No hay un acuerdo entre los clubes acerca de la distribución de los derechos televisivos de los próximos 10 años, mientras los ingresos de las transferencias parece que no volverán a los niveles anteriores porque los clubes están forzados a vender a sus jugadores antes de que alcancen su pico de valor.

  • La práctica de vender los derechos de los jugadores a un tercero es muy común en Sudamérica. Lo que significa que, incluso si emergieran nuevas estrellas con contratos lucrativos, sólo un pequeño porcentaje iría para el club. Aunque Higuaín se unió al Real Madrid por 13 millones de euros en 2007, sólo una fracción de esa suma llegó a River. 


  • «River y Boca siempre tienen buenos jugadores jóvenes, pero en estos días si ellos juegan cinco buenos partidos ya están vendidos a Europa», dice Szmid. «Si ellos tienen un buen campeonato, muchos equipos europeos se interesan. Antes se quedaban más tiempo en la Argentina, dos o tres años como mínimo. Pero ahora los jugadores sólo se quedan por un año o seis meses antes de ser vendidos a Europa, por lo que los clubes no están percibiendo los ingresos que acostumbraban», concluye.
  • Dejá tu comentario