Brazo de Al Qaeda atacó a Israel desde el Líbano

Edición Impresa

Beirut - El grupo terrorista Brigadas de Abdalá Azam, vinculado a Al Qaeda, reivindicó ayer en un comunicado el lanzamiento de varios cohetes desde el Líbano contra el norte de Israel.

En la nota colocada en internet, la organización explica que al amanecer una de sus unidades «disparó desde el sur del Líbano cohetes a los asentamientos enemigos en el norte de Palestina ocupada (n.d.r.: en rigor, territorio de Israel, país al que los terroristas no reconocen) y alcanzó sus objetivos. La victoria está con Dios».

Según el Centro de Información sobre Inteligencia y Terrorismo Meir Amit israelí, las Brigadas de Abdalá Azam, que toman su nombre del que fue mentor de Osama bin Laden, tienen una célula activa en el norte del Líbano y han llevado a cabo atentados en Jordania y en el Golfo Pérsico.

Durante la madrugada de ayer varios cohetes fueron disparados desde el sur del Líbano contra el norte de Israel, que respondió con el lanzamiento de cuatro obuses, sin que se haya registrado víctimas en ninguno de los dos países.

En un comunicado, la Fuerza Interina de la ONU (FINUL), desplegada en el país árabe, informó de que sus «radares detectaron al alba el lanzamiento de un cohete desde la región de Rmeish, en el sur del Líbano, hacia Israel».

La zona de Rmeish está controlada en gran parte por el grupo chiita proiraní Hizbulá, que, según medios de comunicación locales, negó estar detrás de lo sucedido.

«La FINUL lleva a cabo una investigación para precisar las circunstancias de lo ocurrido», agrega la nota.

Entretanto, el jefe de la FINUL, el general Alberto Asarta, se puso en contacto con las autoridades israelíes y libanesas, a las que pidió la «máxima contención para evitar una escalada de la situación».

El general español calificó el incidente de «muy peligroso», ya que constituye «una violación de la Resolución 1.701 que insta a mantener la estabilidad en la región».

Esa resolución del Consejo de Seguridad de la ONU puso fin a la guerra de 2006 entre Israel y Hizbulá, que se prolongó durante 34 días y causó más de 1.200 muertos libaneses, en su mayoría civiles, y 164 israelíes, la mayor parte militares.

El suceso más grave en la frontera desde 2006 se produjo en agosto de 2010 cuando tres libaneses y un israelí resultaron muertos en un intercambio de artillería en la zona.

El ejército israelí también calificó el ataque como «un incidente grave» y afirmó que tanto el Gobierno como el ejército libanés son los «responsables de prevenir acciones como ésta».

El presidente del Líbano, Michel Suleiman, condenó el lanzamiento de los cohetes y rechazó que ese tipo de ataques sirvan a la causa palestina.

Coincidiendo con el Día de la Solidaridad Internacional con los Palestinos, el mandatario señaló en un comunicado que esas acciones «son perjudiciales para dicha solidaridad».

Agencias AFP, EFE, DPA y Reuters

Dejá tu comentario