Buitres: mediador sigue calculando el total de deuda

Edición Impresa

• DANIEL POLLACK QUIERE CERRAR EL NÚMERO FINAL Y DESPUÉS LLAMAR A NEGOCIAR.
• PASIVO LLEGARÍA A U$S 16.668 MILLONES.

  El "special master" Daniel Pollack y los abogados que representan a la Argentina del estudio Cleary Gotlieb Steen & Hamilton (CGS&H) llegaron hace unos días a un acuerdo de caballeros. El mediador no anunciará a Thomas Griesa que llamará a una nueva ronda de negociaciones hasta que su propio bufete no termine de contabilizar a cuánto llega la totalidad del reclamo de los acreedores del país, sean éstos fondos buitre o holdouts, incluyendo en la suma tanto a los que vencieron en el "juicio del siglo" como a los "mee too". Los abogados del estudio informaron hace unos días a Pollack que la decisión del Gobierno argentino es la de no comenzar ninguna ronda de negociaciones hasta que no haya una suma final sobre el reclamo que se le hace a la Argentina. Según el Ministerio de Economía, sólo con el monto definitivo se puede considerar desde Buenos Aires que la próxima etapa en el conflicto con los fondos buitre, se supone la definitiva, podría comenzar.

Aunque desde el país ya se adelantó (quizá como estrategia de negociación o quizá como posición definitiva) que lo que se llevará a la mesa de discusión no es más que la idea de pagar el pasivo en los mismos términos que el segundo canje de deuda que se ejecutó en 2010, el Gobierno de Cristina de Kirchner nunca se negó a sentarse en una nueva ronda de negociaciones. Incluso aceptó extraoficialmente que la discusión se dé nuevamente en las oficinas de Pollack, donde Axel Kicillof cerró en julio del año pasado las negociaciones con los fondo buitre, cara a cara, un día antes de la declaración de "default técnico".

Los abogados de CGS&H trasladaron el requerimiento a Pollack, que dio el visto bueno y aceleró la contabilidad del total de la deuda con los reclamos que llegan a su bufete, tanto desde los fondos buitre originales como de los "mee too". En el primer grupo se encuentran NML Elliott, Olifan, Aurelius ACP Master y el resto de los fondos buitre, así como los trece argentinos que ingresaron en el juicio original. En el segundo, los otros fondos buitre que no integraron la demanda inicial y que esperaron la resolución favorable para sumarse al reclamo. Según el cálculo que realizó la consultora Quantum para diciembre pasado, el reclamo total treparía a los u$s 16.668 millones. A este monto se llegaría sumando la deuda original de unos u$s 6.670 millones en títulos en default que no ingresaron a los canjes de deuda de 2005 y 2010 más un cálculo de intereses por unos u$s 9.998 millones. A este último dinero se llega considerando los intereses más la demanda potencial derivada de las indexaciones que Griesa aplicó en el caso de fondo que realizaron los fondos buitre Elliott de Paul Singer y Aurelius de Mark Brodsky. Originalmente, y en particular, el reclamo de Singer era de unos u$s 428 millones en 2008, que luego fueron indexados por Griesa desde febrero de 2012, cuando comenzó a fallar a favor de los acreedores.

A este monto se incorporan unos u$s 8.546 millones finales de parte de los "me too", el resto de los bonistas que no ingresaron a los canjes, que tienen bonos bajo jurisdicción de los Estados Unidos y que, según Griesa, tendrían los mismos derechos de Elliott y compañía. En este bando están, por ejemplo, Kenneth Dart y su fondo NM, el mayor acreedor individual de deuda en default de la Argentina, con tenencias originales por más de u$s 800 millones que con el tiempo se transformaron (con las indexaciones de Griesa hasta diciembre de 2014) en casi u$s 2.000 millones.

Será decisión del juez de Nueva York si cierra el cálculo indexatorio del monto adeudado en diciembre de 2014 o si continúa aplicando el mismo (caro) mecanismo durante 2015. Se supone desde el estudio CGS&H que Griesa, en el caso de comenzar una nueva y definitiva ronda negociadora en el bufete de Pollack, cerrará la indexación con un monto consensuado entre las partes en el momento de iniciar las discusiones. Para esto el Gobierno argentino debería aceptar el monto final adeudado sumando tanto los fondos buitre y los holdouts originales como los "me too" según el cálculo que fiscalice y avale Pollack.

Dejá tu comentario