Camioneros de Moyano bloquean ahora Boulogne

Edición Impresa

Una puso quinta, la otra marcha atrás: la filial Mendoza del gremio de Camioneros debió levantar el bloqueo que mantenía frente a la planta que tiene la alimenticia Baggio en la localidad de Maipú; en sentido inverso, militantes del sindicato que capitanea Pablo Moyano, hijo del secretario general de la CGT, procedió a interrumpir el ingreso y egreso de vehículos en el centro de distribución que tiene la firma en la localidad bonaerense de Boulogne.

Como se recordará, estos bloqueos -que recuerdan a otros protagonizados por la gente de Hugo Moyano frente a empresas de todo tipo, siempre y cuando tuvieran entre su plantel personal «de logística»- se originó en una causa totalmente ajena a Baggio: una empresa que distribuye sus productos en el norte de la provincia de Buenos Aires cerró y despidió a unos sesenta empleados, afiliados a Camioneros.

El gremio ahora exige que Baggio se haga cargo de esos sesenta empleados, a lo que la empresa se niega de plano porque -aduce- debería tomar igual medida con cuanto proveedor despida personal.

Hasta el viernes tenían cortados los accesos a dos plantas que tiene Baggio en la entrerriana Gualeguaychú y en la que poseen en Concordia -también en Entre Ríos-. El Ministerio de Trabajo de esa provincia dictó la conciliación obligatoria por tres semanas, pero no se vislumbra solución para este problema, dada la intransigencia de ambas partes.

Movilización

La «marcha atrás» que debieron colocar los camioneros mendocinos se debió a una masiva movilización de todos los empleados que tiene la empresa en Maipú, a los que se sumaron sus familiares y pobladores locales. La marcha avanzó hasta la Municipalidad, donde la propia intendente se incorporó a la columna, que fue hasta las puertas de la planta donde acampaban dos docenas de «militantes» camioneros. El reclamo era más que obvio: poder volver a trabajar, algo que impedía el bloqueo al que se veía sometida la fábrica por los camioneros.

Ante este hecho, un fiscal -diferente al que seguía la causa hasta ayer- determinó el desalojo y el levantamiento del bloqueo, medidas que los «militantes» obedecieron cuando la cartera laboral mendocina dictó la conciliación obligatoria.

Amenaza


Las medidas de acción directa que llevaron a cabo los camioneros cristalizan la amenaza que dejaron caer sus delegados durante la fallida negociación de Entre Ríos, respecto de «nacionalizar» el conflicto. El diputado nacional «K» por esa provincia, y a la vez secretario general de Camioneros regional Entre Ríos, Antonio Alizegui, había asegurado, además, que si Baggio no incorporaba a los despedidos por la distribuidora, cortarán todos los pasos, puentes y túneles que conectan el sur de la Mesopotamia con el resto del país. Por ahora, y hasta tanto dure la conciliación obligatoria en dos de las tres provincias en las que hicieron pie los «militantes» camioneros, reina una paz provisoria.

Cabe recordar que la medida tomada por las autoridades enterrianas también llegó después de que los trabajadores de la fábrica de Concordia marcharan en reclamo de la reanudación de las actividades allí.

Dejá tu comentario