Cautela entre los analistas de Wall Street tras las primarias

Edición Impresa

Inmediatamente después de la elección, y antes del inicio de la semana financiera, los bancos de inversión de Wall Street distribuyeron informes entre sus clientes para tratar de descifrar el futuro panorama. Las opiniones fueron bastante coincidentes, aunque con matices: resaltan que se abre una nueva etapa que podría dar lugar a cambios de política económica, pero no antes de 2015. Y advierten que la economía tendrá un duro escollo en la transición hasta las elecciones presidenciales, que es la persistente caída de reservas. En esta coyuntura, se habló de un escenario "cautamente optimista" para los títulos argentinos, que de todas formas ya vienen acumulando una importante recuperación desde principios de julio.

Vladimir Werning, economista para América latina del JP Morgan, por ejemplo, puso el acento en las trabas que encontrará Cristina de Kirchner para lo que resta de su gestión: "Más que la fuerza de los votos opositores en el Congreso, la política económica del kirchnerismo pasará por la restricción del balance de pagos, dada la expectativa de una baja de los precios de exportación, el aumento del déficit energético y la pérdida de competitividad en la industria". En ese sentido, indica que los controles de capitales definidos en 2011 "actuaron como un parche en 2012, pero representa una restricción para la evolución futura de la economía". El JP Morgan también advirtió que las reservas acumulan una caída de u$s 6.000 millones este año y de 13.000 millones desde los máximos. "Esta evolución revela los problemas relacionados con la administración del régimen cambiario, aún con controles que se fueron agudizando, a lo que se suma una elevada inflación". "Dos años más de Kirchneromics", plantea el trabajo elaborado por Werning, quien enfatiza que "la futura composición del Congreso no sugiere que el Gobierno se verá obligado a cambiar su política económica, aún cuando se estima que habrá ciertos límites para la agenda oficial".

En la misma dirección, UBS también señala que "la presión más fuerte es la falta de dólares del sistema", reflejando asimismo la caída del stock de reservas a u$s 37.000 millones. "¿El comienzo del fin del kirchnerismo?", se pregunta en su título el informe de la entidad europea. "La expansión monetaria -resalta- no se detendrá hasta las elecciones de octubre y la brecha entre el dólar oficial y el paralelo ciertamente no se achicará, planteando al mismo tiempo que la inflación en términos anualizados ya se ubica en niveles del 30%.

Por su parte, Bulltick Capital, una entidad especializada en mercados emergentes, arrancó su reporte con un sugestivo título: "Un domingo para olvidar para Cristina Kirchner". Allí plantea los escenarios de un cambio de régimen para 2015, lo cual "representa una señal favorable para los mercados". La entidad indica que ese nuevo Gobierno debería abordar temas cruciales como el arreglo de las estadísticas y la política monetaria, al tiempo que deberían enviarse señales más amigables a los inversores. Manteniendo el pronóstico de las últimas semanas, Bulltick considera que los inversores deben mantenerse "long", o comprados, en bonos argentinos. "Seguimos recomendando el Boden 2015 (se rige por ley Argentina), y cupones PBI (tanto ley local como NY). También pensamos que los bonos de la provincia de Buenos Aires a 2021 generarán retornos importantes a inversores agresivos que estén dispuestos a aceptar la volatilidad típica de este tipo de activos". En ese orden, considera que una decisión final de la Justicia de Estados Unidos en el caso de los fondos buitre contra Argentina demandará más tiempo que el previsto inicialmente, lo que representa una buena noticia para los inversores que poseen estos títulos. BancTrust, otra entidad especializada en activos de alto riesgo, también recomendó algunos activos, pero indicó que habrá que manejarse "con cautela". "Por ejemplo, el hecho de que la administración CFK permanezca como un pato rengo en los próximos dos años no será favorable para la dinámica de la economía". Igual siguen apostando por el Boden 2015 y el Buenos Aires 2021.

Dejá tu comentario