Cayeron fuerte los emergentes por Wall Street

Edición Impresa

Nueva York y San Pablo - La aversión al riesgo marcó las operaciones de ayer y llevó a la baja a las acciones de los mercados emergentes, mientras una sólida subasta de bonos del Tesoro estadounidense redujo los rendimientos de la deuda y amplió el diferencial con sus pares de mayor riesgo.

El índice de acciones MSCI para América Latina se desplomó en un 3,6%, su mayor declive diario desde el 17 de agosto. El índice MSCI para todas las acciones de mercados emergentes tuvo un desempeño similar, retrocediendo un 2,1%.

Una de las Bolsas más castigadas fue la de Brasil, que bajó casi un 2,96% (el Bovespa finalizó en 63.161 puntos) debido a una fuerte toma de ganancias cerca del fin de la sesión. Según analistas, el temor de que el Gobierno de Lula adopte nuevas medidas para tratar de frenar el fuerte ingreso de capitales de extranjeros al mercado accionario doméstico hizo que los inversores mudaran de estrategia. «Ante la duda, están prefiriendo tomar ganancias luego del alza de más del 70% del Bovespa en el año», dijo Hamilton Moreira, analista senior de BB Investimentos. Las acciones de la petrolera estatal Petrobras cayeron un 2,04%, y las de la gigante minera Vale se desplomaron un 4,48% arrastrando consigo al índice Bovespa. Los títulos de los sectores siderúrgico y financiero cayeron en bloque, liderados por los de la acería Usiminas y del estatal Banco do Brasil, que se despeñaron un 4,4% y un 3,23%, respectivamente.

Al mismo tiempo, el diferencial de rendimiento entre los bonos soberanos de los mercados emergentes y los cupones del Tesoro estadounidense se amplió en 17 puntos base a 320 puntos, según el índice de referencia EMBI+ de JP Morgan.

«En cuanto a los rendimientos, creo que el catalizador principal fue la buena subasta de bonos (estadounidenses). Además, hay un ligero ajuste por la aversión al riesgo en el día en general», dijo Arthur Hovsepian, estratega de mercados emergentes de Payden & Rygel en Los Angeles. «La tendencia general ha sido muy fuerte. Ha habido ajustes en los diferenciales y apreciaciones en las monedas, por lo que hay una combinación de factores que causan debilidad», añadió.

Los bonos del Tesoro estadounidense avanzaron en la sesión de ayer debido a la búsqueda de oportunidades después de que una sólida subasta de papeles a dos años, junto con una caída en la confianza del consumidor en octubre, revivió los temores sobre el ritmo de la recuperación económica, alentando la demanda por las inversiones de renta fija.

En los mercados cambiarios, el peso colombiano cayó un 1,69%, a 1.983 pesos por dólar. Parte de este movimiento se debió al alza del billete verde a causa de los flujos de capitales hacia los refugios seguros. Sin embargo, el resto de las monedas más importantes de América Latina se las arregló para trepar frente al dólar. El peso colombiano también fue afectado por las expectativas de que el banco central intervendrá pronto el mercado para frenar la fortaleza reciente de la moneda.

El peso mexicano subió con fuerza en la sesión de ese país luego de que se conoció que el principal partido opositor mexicano no planea revisar las proyecciones del precio del petróleo del país para 2010.

Dejá tu comentario