Cecilia Arellano, exquisita recuperación del choro

Edición Impresa

"Choro para Carmen". Cecilia Arellano. RR050.

Hay un Brasil que está grabado a fuego en el gusto de los argentinos, y es el que tiene que ver con la bossa nova y el samba, con la generación dorada de Chico, Caetano, Bethania, Gil y Gal Costa, con los más "regionalistas" Milton, Gismonti o Hermeto. Y más modernamente, con artistas ligados al pop y el rock. Incluso, hay muchos cultores argentinos, algunos muy buenos, que emulan esas expresiones.

Menos se recuerda por acá, en cambio, lo que pasaba años antes, cuando el samba danzado y cantado tenía otras características, o lo que ocurría con el choro, o lo importante que fue internacionalmente también aquí- una figura como Carmen Miranda.

Nacida en Rosario, criada en San Pablo y muy bien formada en canto lírico en los conservatorios europeos (y con una carrera operística hecha), Cecilia Arellano tuvo el buen tino de rescatar esos repertorios más antiguos, ubicados temporalmente en los años 30 del siglo pasado, con obras de Pixinguinha, Alberto de Ribeiro, Synval Silva, Portello Juno, Amado Régis o Gadé, entre otros.

También buscó en el pasado el sonido acompañante, producto de un grupo camarístico acústico de guitarra, cavaquinho, clarinete o saxo y percusión, más algunos bronces invitados.

Un bellísimo trabajo que, como curiosidad accesoria, fue grabado y editado en Alemania hace varios años y reeditado ahora en nuestro país.

Ricardo Salton

Dejá tu comentario