Cenizas y jubilados le complican campaña a UCR

Edición Impresa

Arde la campaña en el radicalismo y con los temas que más apasionan al partido. Ayer, Ricardo Alfonsín aceptó pararse en un escenario junto a Silvana Giudici, la candidata a jefa de Gobierno porteña del radicalismo, y desde allí prometió insistir con una bandera que la oposición sostuvo en los últimos dos años: otorgar el 82% móvil a jubilados en caso de llegar a la Casa Rosada.

«Si llegamos a la presidencia, y vamos a llegar, vamos a reconocer el 82% móvil a los jubilados, que es lo que está diciendo la Justicia», dijo ayer Alfonsín. Hasta allí todo fiesta y alegría en medio de las clásicas promesas de campaña.

Pero luego, el candidato cometió un sincericidio que dejó congelado a más de uno: «Es cierto que no hay recursos para atender el 82%, pero no debería haber otra asignación más importante que el pago a los jubilados».

No quedó claro, entonces, si lo prometió para cumplirlo o sólo lo desea con todo el corazón, pero reconoce que fiscalmente es imposible.

Alfonsín ya no sabe más qué hacer para inflar las chances de Giudici en la Ciudad, una tarea faraónica que emprendió el candidato y en la que hasta arriesga imagen propia.

Programa

Ayer lo volvió a hacer en el teatro Del Globo, donde la candidata presentó su programa Reconocimiento Mayor, que prevé otorgar el 82% del salario de un trabajador activo a todos los jubilados porteños. Semejante propósito hará temblar de pánico a cualquier ministro de Hacienda de la Ciudad: es un costo que nadie puede pensar a asumir desde el Gobierno porteño.

Junto a Alfonsín se ubicaron Javier González Fraga, Giudici y el primer candidato a legislador porteño, el nosiglista Víctor Hugo Zalazar. Desde la platea controlaba el reaparecido Ernesto Sanz, que hoy retoma la conducción de la UCR (ver nota aparte), junto a Ricardo Gil Lavedra y el segundo candidato a diputado nacional por la Capital, Hernán Rossi.

En materia de estrategias de campaña, los radicales tienen los mismos problemas que el resto de los partidos cuando se trata de desplazarse al interior. El cierre de la Capital Federal no presenta mayores problemas: Giudici piensa cerrar la cuadra frente al Palacio de Gobierno porteño con una caravana que ocupe esos cien metros y un acto final, pero la presidencial está más complicada.

Al cancelarse los vuelos varios días por semana se están demorando los desplazamientos hacia el interior, pero la situación en el sur es directamente un caos.

El comité de campaña de la UCR está organizando, inclusive, un esquema de traslados de Alfonsín por tierra para cubrir la Patagonia cercana, pero es imposible llegar en breve hasta Santa Cruz y Ushuaia, y menos con la perspectiva de volar hacia allí y luego quedar varados. Al mismo tiempo, las zonas de Neuquén, Río Negro y Chubut afectadas por la ceniza son las que demandan más presencia de candidatos.

Dejá tu comentario