Chávez (un Midas al revés) destrozó el sector eléctrico

Edición Impresa

Valencia - En la ciudad venezolana de Valencia, los apagones son tan comunes que, a modo de broma, los pobladores llaman «alumbrón» al período en que cuentan con servicio eléctrico.

La aguda crisis eléctrica que sufrió el país petrolero el año pasado está lejos de terminar y la amenaza de un apagón generalizado es una pesada carga para los planes reeleccionistas del presidente Hugo Chávez. Asimismo, la crisis ralentizaría la recuperación económica y seguiría presionando las ventas de derivados petroleros.

En 2010, el Gobierno culpó a la sequía por la crisis eléctrica y luego de que la temporada de lluvias recuperó los embalses -de donde proviene el 70% de la electricidad del país-, las acusaciones apuntaron a los «sabotajes».

«El nivel de los embalses nunca fue el problema de los primeros racionamientos. El problema es que la disponibilidad de generación térmica es muy baja», dijo el exgerente de la oficina estatal de planificación eléctrica OPSIS, Miguel Lara.

Consciente de que la crisis eléctrica del año pasado le costó varios puntos de popularidad que necesitará si quiere reelegirse hasta 2018, Chávez anunció una millonaria inversión de 21.000 millones de dólares para el sector en los próximos años.

«Los planes se quedan en deseos porque las empresas eléctricas se han politizado en exceso, desplazando a los profesionales que sabían cómo planificar», opinó Lara.

En 2007, Chávez, que ha nacionalizado vastos sectores de la economía con el fin de instaurar el socialismo en Venezuela, se hizo de gran parte del sistema eléctrico al estatizar La Electricidad de Caracas, donde tenía mayoría accionaria la estadounidense AES Corp.

A partir de allí, según analistas, la falta de inversión en el sector ha devenido en el deterioro de los servicios de generación y transmisión, a tal punto que a pesar de que la capacidad instalada supera con creces la demanda, persisten los racionamientos.

La capacidad instalada en Venezuela es de 25.000 Mw y la demanda está en el orden de los 16.500 Mw.

Tras 12 años en el poder, Chávez defiende la inversión «significativa» en electricidad y critica el «derroche» de sus compatriotas en cuanto acto público aparece.

Según estudios, la demanda de electricidad en Venezuela crece a un ritmo del 3,5% anual, una expansión baja para el promedio de la región. Sin embargo, el país tiene uno de los consumos por habitante más altos de Latinoamérica, sólo superado por Chile.

La semana pasada, Chávez pidió que aquel «que tenga planta eléctrica (propia) la prenda en hora pico». Sin embargo, no todos deben haberlo escuchado porque ese día, 19 de los 25 estados del país estaban a oscuras por un racionamiento planeado.

«Las medidas espasmódicas son muy peligrosas», advirtió el presidente de la Cámara de Industriales del estado Carabobo, Gerardo Barreto.

Ley de ahorro

En la Asamblea Nacional, dominada por el oficialismo, se prepara una ley de ahorro eléctrico que contemplaría sanciones a empresas y usuarios por elevado consumo. Pero ello parece muy difícil de lograr en un país donde hasta los quioscos de diarios tienen aire acondicionado y donde los principales deudores de las compañías eléctricas son los ministerios y demás entes gubernamentales.

A mediados de 2010, el Gobierno dejó de publicar información estadística sobre el Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

El analista José Aguilar explicó que, ante la ausencia de información, los usuarios han decidido expresarse a través de redes sociales para dar a conocer lo que sucede en sus regiones.

Más afectados

Con esta base, Aguilar levantó información para determinar que en lo que va del año, los estados Aragua, Anzoátegui, Carabobo, Falcón y Bolívar -que acumulan casi el 30% de la población del país- fueron los más afectados tras más de cien días sin luz.

«Las industrias que trabajan continuo ya están autogenerando su energía; ellos no se pueden exponer tanto, pero las pequeñas industrias sufren mucho, se hacen improductivas», agregó Barreto, quien dijo que la afectación a la industria podría verse reflejada en la ralentización del crecimiento económico.

Ante la escalada de los precios del petróleo, el Gobierno elevó la meta de crecimiento para 2011 al 4%, desde el 2% previsto en el Presupuesto.

Con la masificación de plantas eléctricas, las ventas de derivados petroleros del país de la OPEP siguen presionadas.

Las exportaciones de crudo y derivados petroleros cayeron un 7,4% en abril frente al mes previo y promediaron 2,22 millones de barriles por día (bpd).

En Valencia, a unas dos horas en carro de la capital Caracas, Lydia Moreno no logra conciliar el sueño por el ruido infernal de una pequeña generadora eléctrica que su vecino compró hace un mes.

«Dicen que el oído es uno de los órganos que más rápido se adaptan, pero el ruido de esta planta es imposible», confesó.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario