12 de junio 2015 - 00:00

China: perpetua en mayor proceso por corrupción

La televisión local mostró a Zhou durante el juicio. El político, que no se veía públicamente desde 2013, apareció demacrado y con el pelo completamente blanco, cuando antes de su arresto era negro.
La televisión local mostró a Zhou durante el juicio. El político, que no se veía públicamente desde 2013, apareció demacrado y con el pelo completamente blanco, cuando antes de su arresto era negro.
 Pekín - El exministro de Seguridad Pública Zhou Yongkang, uno de los hombres más poderosos de China en los últimos 20 años, fue condenado ayer a cadena perpetua por corrupción y revelación de secretos de Estado, y es el cargo de más alto nivel juzgado por el régimen comunista desde su fundación, en 1949.

Zhou, de 72 años y también antiguo director general de la mayor petrolera china (CNPC/Petrochina), fue juzgado el 22 de mayo por el Tribunal Popular Intermedio Número Uno de Tianjin, ciudad a unos 150 kilómetros de Pekín, aunque el proceso fue mantenido en secreto hasta ayer por involucrar secretos de Estado.

Según la agencia oficial Xinhua, Zhou aceptó la sentencia, mostró arrepentimiento y optó por no apelar el veredicto, en el que también se ordenó la privación de por vida de sus derechos políticos y la confiscación de sus bienes personales.

"Violé las leyes y las reglas del Partido (Comunista) incesantemente, y mis crímenes tuvieron como consecuencia graves pérdidas para el Partido y la nación", señaló con semblante serio el condenado, en declaraciones citadas por la agencia estatal, tras oír la sentencia.

Zhou es el único exmiembro del Comité Permanente del Partido Comunista de China (el limitado grupo de líderes, actualmente siete, que controla el poder en el régimen) que fue objeto de una investigación judicial desde la fundación de la República Popular, en 1949. Ocupó ese cargo entre 2007 y 2012, y antes fue ministro de Tierra y Recursos (1998-99), principal responsable del PCCh en la provincia interior de Sichuan (1999-2002) y, entre 2002 y 2007, titular de la cartera clave de Seguridad Pública. El gran poder que acumuló convirtió su juicio en uno de los que más expectativa causaron en la historia moderna de China, comparable al que en 1981 se organizó contra la llamada "Banda de los Cuatro" -en la que estaba la viuda de Mao Zedong, Jiang Qing- por los crímenes de la Revolución Cultural (1966-76).

En la sentencia de ayer se detalla que Zhou aceptó sobornos por valor de u$s 21,3 millones y se aprovechó de su posición para beneficiar a cinco personas.

Con todo, la sentencia sorprendió no sólo por su revelación inesperada sino por ser más atenuada que lo previsto por la gravedad de las acusaciones.

La magnitud de los crímenes de los que se acusaba a Zhou había llevado a expertos como He Jia Hong, profesor de Derecho de la Universidad Renmin, a pronosticar que la sentencia "podría llegar a la pena de muerte", según dijo. Pero el acta judicial subraya que, si bien Zhou abusó de su poder y develó deliberadamente secretos de Estado, sus acciones "no tuvieron consecuencias serias", según publicó Xinhua. Entre las muchas hipótesis sobre qué puede haber motivado ese trato más compasivo, los académicos entienden que la cúpula comunista envió así un mensaje a "sus posibles enemigos sobre lo importante que es colaborar" con el Gobierno.

Agencias EFE y ANSA

Dejá tu comentario