Cíclico cruce por inseguridad

Edición Impresa

Santa Fe - La intendenta reelecta de Rosario, Mónica Fein, y el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, volvieron a cruzarse en los últimos días por la situación actual de la ciudad y la provincia que controla el socialismo en cuanto a hechos delictivos.

Berni reactivó la ya clásica discusión al señalar que Rosario "sigue siendo la -ciudad- más violenta de Argentina", aunque prometió trabajar junto con el Gobierno local "para llevar más tranquilidad a los vecinos".

En ese sentido, el funcionario estará allí mañana junto al líder de la CGT Balcarce, Antonio Caló, para escuchar quejas por el tema de inseguridad. Los taxistas encabezan el reclamo tras sufrir, en los últimos meses, violentos asaltos en Rosario.

"Vamos a pedir que haya dos mil gendarmes más", adelantó el titular del sindicato de Peones de Taxis, Horacio Boix. Tras un plenario, ese gremio declaró el estado de alerta y movilización, y no descartó un paro general para la última semana de octubre, después de las elecciones generales nacionales.

Berni destacó: "Siempre estamos dispuestos a ayudar donde haga falta. Después, desde el Gobierno de Santa Fe también se comunicaron con nosotros, y nos comprometimos a estar el martes trabajando juntamente para darle una respuesta a estos trabajadores afectados por los problemas de seguridad en Rosario".

Fein recogió el guante y dijo que "mal ejemplo es el país si no tiene datos de violencia y de seguridad, éste es un desafío que tendría el Ministerio (de Seguridad) que avanzar", y recordó que "en ciudades como Mar del Plata mataron a cuatro taxistas en lo que va del año".

Dejá tu comentario