Cineasta ucraniano encarcelado ensombrece imagen rusa

Edición Impresa

Moscú - El cineasta ucraniano Oleg Sentsov, en una prisión rusa desde 2014, acusado de terrorismo, mantiene una huelga de hambre desde hace 24 días, un acto que golpea a Vladimir Putin en un momento sensible, cuando está por comenzar el Mundial de fútbol.

El realizador, condenado en Rusia a 20 años de prisión, se declaró en huelga de hambre a mediados de mayo para exigir la liberación de todos los presos políticos ucranianos encarcelados en Rusia.

Sentsov, de 41 años, originario de Sinferopoli, en Crimea, fue arrestado en mayo de 2014 tras negarse públicamente a reconocer la anexión de esa región a Rusia. Moscú lo acusó de haber preparado "acciones terroristas" en Crimea junto a otros tres prisioneros y fue trasladado a una cárcel de Moscú. Más tarde fue derivado a un penal en Siberia, donde se encuentra actualmente.

Las condiciones de salud de Sentsov son cada vez más precarias -ya perdió los dientes, según escribió en Twitter la opositora Ksenia Sobchak- y el riesgo para el presidente ruso es que devenga un "mártir".

El cineasta lo sabe y desde la prisión lanzó un llamado directo a los líderes del G7, de cara a la cumbre que se celebrará a partir del viernes en Canadá, para que ayuden a "los prisioneros políticos ucranianos", y a Ucrania, y los salven "del enemigo ruso" y de su "guerra híbrida".

El presidente francés, Emmanuel Macron, ya habló del tema con Putin durante uno de sus coloquios, pero su intervención no tuvo efecto. Ahora, cuando Sentsov se niega a suspender la huelga de hambre, la situación podría cambiar.

Dejá tu comentario