Clima y precios complicados

Edición Impresa

 El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona Oeste de Buenos Aires, sobre la base de los precios estimados a cosecha 2016 para trigo y granos gruesos. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

El mercado está a la espera del informe que el USDA emitirá hoy viernes, donde se informará área y rindes esperados en EE.UU. Aún si hay una leve baja en los rindes esperados, como espera el mercado, la cosecha será igualmente abultada, y los stocks mundiales seguirán holgados, determinando precios no muy diferentes a los actuales.

En este contexto, los precios locales, doblemente recortados por retenciones y cupos a la exportación, siguen por el subsuelo en un contexto de altísimos costos en dólares.

Esta situación determina proyecciones de quebranto para todos los cultivos que se muestran en el cuadro, de la que sólo escapa por muy poco la soja en el rango alto de rindes, y el maíz en campo arrendado con rindes altos.

Para siembras en campo propio por administración se necesitan obtener rindes de indiferencia (para salir hecho, cubriendo el total de costos) de 52 qq/ha en trigo, 24 qq/ha en soja de 2ª, de 88 qq/ha en maíz, de 35 qq/ha en soja de 1ra y 26 qq/ha en girasol.

Las proyecciones en campo arrendado, para valores de arriendo estimados en 6 qq/ha, los rindes de indiferencia son del orden de 52 qq/ha en trigo, 26 qq/ha en soja de 2a, 84 qq/ha en maíz, 35 qq/ha en soja de 1ª y 26 qq/ha en girasol.

Estos rindes de maíz y soja son alcanzables en los buenos lotes si el clima acompaña, aunque no a nivel zonal. La caída en el área de maíz será muy importante. Lo están sembrando principalmente los tambos y productores que cuentan con campos mixtos con ganadería. La inversión requerida en maíz es mucho más alta que en soja, y en un contexto financiero complicado se apuesta por la soja.

Hay una importante diferencia entre los valores de arriendo negociados al principio de la campaña (del orden de los 6 qq/ha) y los campos que se arrendaron más tarde, por los cuales se ofrecían valores más bajos (4 a 5 qq/ha) y mayor proporción de pago a cosecha. También bajaron los porcentajes y aún hay campos que no se han arrendado.

El clima, con pronóstico de "Niño" fuerte, será un importante jugador en la campaña. Se esperan lluvias abundantes en el último trimestre del año, lo cual complicará la siembra que ya se inició con maíz. Es previsible que haya retrasos en la siembra y en las aplicaciones de agroquímicos por falta de piso ante la mayor frecuencia en las precipitaciones.

La campaña pinta complicada por clima y precios. Estos últimos están sumamente complicados por factores internos, como las retenciones y los cupos. Las retenciones (responsables de los precios locales de quebranto ante los bajos precios externos) deberían eliminarse en trigo, maíz y soja. También deben liberarse las exportaciones de granos, para permitir que la agricultura vuelva a ser viable económicamente, y a la vez sustentable.

Dejá tu comentario