Con la mirada en el futuro

Edición Impresa

Las variables fundamentales que hay que mirar en el mercado para sacar el máximo provecho.

Nos adentramos en plena cosecha de la campaña 2016/17 y por ello están todas las miradas en los precios disponibles. Pero es necesario tener una posición estratégica y fijarse qué oportunidades existen más allá de las presentes. De este modo, cuando levantamos la mirada, nos encontramos con que ya se empiezan a anotar negocios con entrega 2018. La gran incógnita es, ¿convienen estos valores?

Para responder a esta pregunta existen distintas herramientas que nos pueden guiar en la toma de decisiones. En primer lugar tenemos a la elaboración del "precio de dolor". Este valor representa el precio al cual se recuperan todos los gastos e incluye una rentabilidad razonable. Por otro lado tenemos al "precio de presupuesto", que hace referencia a las cotizaciones que razonablemente pueden esperarse durante una campaña.

La importancia de contar con un precio de presupuesto de referencia consiste en tener un parámetro para poder calcular rentabilidades, así como para poder fijar criterios de alquileres. Además, una función destacada es que sirven para guiar a la política comercial, dado que a través de ellos es más fácil detectar oportunidades de mercado.

Cuando calculamos los valores para la campaña 2017/18 nos encontramos con que los valores esperados para la soja, teniendo en cuenta una baja de la retención del 5%, estarían entre los u$s248 y 293 la tonelada. El precio promedio para la oleaginosa toma como referencia la posición mayo del MATBA.

Para llegar a estos valores, se tomó como referencia la proyección de precios realizada por el USDA. Este organismo calcula el rango de precios que puede esperar recibir el productor norteamericano en el siguiente ciclo. A partir de este dato y tomando la diferencia de precios promedio que hubo en las últimas campañas entre la mercadería en el mercado de Chicago y en el MATBA es que llegamos al rango estimado.

Para el maíz el rango esperado para el cereal con entrega en abril es de u$s138 y 181, con un valor promedio de u$s151. En la actualidad nos encontramos con que ya hay mercado para este producto y los valores se encuentran dentro del precio promedio. Estas cotizaciones sirven entonces como guía.

Finalmente tenemos al trigo. En este caso los valores esperados se encuentran entre los u$s157 y 185, con un promedio de u$s167. Hay que tener en cuenta que estos valores se van ajustando a medida que aparece más información sobre cómo va a venir la nueva campaña.

Hoy en día, la principal atención se la lleva el trigo, teniendo en cuenta que se avecina la ventana de siembra del cereal. Éste cotiza desde el mes de febrero y los valores rondan los u$s160 por tonelada, muy cercano al precio promedio esperado. Las primeras expectativas de siembra relevadas para el ciclo 2017/18 indican que habría una expansión interanual de superficie del 7,8% a nivel nacional. De concretarse, el área triguera ascendería a 5,5 millones de hectáreas, marcando un nuevo récord de superficie implantada de las últimas 10 campañas agrícolas. Para quienes ya tomaron la decisión de siembra es que se les recomienda la utilización de estas herramientas para poder atrapar las oportunidades que se den por adelantado. Para quienes todavía no se han decidido estos parámetros van a servir para entender cuáles son los precios esperados actualmente por el mercado.

(*) Dante Romano, Paula Piccollo

y Paula Broglia.

Dejá tu comentario