Concesión de Zoo y remate del Dorrego, con votos Cambiemos

Edición Impresa

La Legislatura porteña aprobó ayer el permiso para que Horacio Rodríguez Larreta privatice espacios del Ecoparque y remate predio de Colegiales.

La alianza con los referentes de Martín Lousteau en la Legislatura porteña, básicamente la UCR Capital, le dio rédito ayer a Horacio Rodríguez Larreta, quien consiguió aprobar en forma definitiva dos proyectos que le permitirán hacerse de fondos. Uno es la concesión de 21 espacios del zoológico que busca convertirse en Ecoparque y otro el remate del conocido predio El Dorrego, del barrio de Colegiales, donde el fin de semana pasado se realizó, como una tradición, la feria Masticar.

La bancada Vamos Juntos (PRO, Coalición Cívica y aliados) contó en el recinto con el apoyo de Evolución que integran los radicales y del legislador Marcelo Dipierro, para sumar 42 votos y repetir el resultado que obtuvo en primera lectura, antes de que los proyectos pasaran por audiencia pública. Es decir, con los votos de Cambiemos, el jefe porteño consiguió las leyes, mientras que no contó con apoyo de ninguna de las bancadas opositoras -el peronismo y la izquierda-, algo que se viene repitiendo en el recinto. Para considerar "innecesario" para la gestión el inmueble de Colegiales, también la bancada Vamos Juntos que conduce Agustín Forcchieri, contó con los votos de Evolución (en este caso Depierro no votó a favor de la iniciativa.

Para el Ecoparque, Larreta quedó autorizado a concesionar algunos edificios -por hasta 20 años- que se encuentran dentro del zoológico, una vez que se trasladen los animales. La consigna de la ley es, además, que no podrá darse a un mismo concesionario más de tres edificios, los que estarán destinados a actividades educativas, recreativas y de difusión de la conservación del medio ambiente, entre otras, todo con servicios al visitante.

De acuerdo a la ley, este año se pondrá en marcha el proceso de privatización por 20 años de la Casas de los Osos (6.500m2) y por 15 años la Condorera (2.100m2); la Confitería El Águila (1.100m2), Leonera - Fosa de los Leones (1.600m2), Pabellón de los Loros (750m2), Pabellón de las Fieras (2.700m2), Acuario - Caballerizas (3.500m2) y Reptilario (400m2). Por hasta 10 años, la Casita Bagley (400).

La segunda etapa será a partir del 2020 y la última a partir de 2022.

Distintas organizaciones ambientalistas se manifestaron desde los palcos del recinto, en oposición al proyecto de Ecoparque que defendió el legislador del oficialismo Maximiliano Sahonero, diciendo que "en la ciudad prima la conciencia ambiental y buscamos hacer foco en eso. Hace dos años y medio que estamos trabajando en esta ley que sufrió enormes modificaciones gracias a la colaboración de todos y centrándonos en la importancia del bienestar animal".

Desde la oposición, la titular de la Comisión de Protección y Uso del Espacio Público, Lorena Pokoik (K), explicó el rechazo a la ley sosteniento que "las inversiones públicas y privadas no están claras y la delegación de poderes entre el Ejecutivo y el Legislativo es incorrecta".

El otro proyecto, autoriza la "enajenación en subasta pública" del polígono delimitado por las calles Ramón Freire, Concepción Arenal, Zapiola y avenida Dorrego, donde funcionó un mercado desde el año 1928 y hasta hace tiempo atrás estuvo dedicado a ferias y exposiciones.

Se trata del remate de 13 mil m2 de suelo y la norma dispone que "la transmisión del dominio al adquiriente será de carácter revocable hasta la correcta ejecución de los cargos establecidos en la ley, en los Pliegos de Bases y Condiciones y en el Contrato". Entre esas condiciones se establece que un porcentaje debe dedicarse a la actividad audiovisual, ya que el lote está inserto en el distrito de esa materia. Además, el Gobierno porteño deberá hacer una plaza que prometió a los vecinos, la plaza Clemente, mientras que el permiso de construcción dispondrá destinar áreas a espacios verdes y se deberá construir un estacionamiento. Del oficialismo, la titular de la Comisión de Planeamiento, Victoria Roldán Méndez defendió la iniciativa que impone que solo se podrá destinar el 35% de su superficie para construir torres de hasta 31 metros de alto y un estacionamiento subterráneo. El 65% debe destinarse a espacio verde .

Dejá tu comentario