Confirman que está vigente norma que regula el aborto

Edición Impresa

El asesor del Ministerio de Salud Juan Sylvestre Begnis aseguró ayer que el polémico protocolo del aborto actualizado la semana pasada por la cartera «está vigente», por lo que los médicos se encuentran habilitados a interrumpir embarazos de las mujeres que fueron violadas.

Tras el escándalo en torno al carácter de la disposición enviada a los hospitales de todo el país, Begnis sostuvo que no se requiere una resolución para su aplicación y remarcó que está vigente.

Esa guía actualiza otra de 2007 creada durante la gestión del entonces ministro Ginés González García y extiende la legalización del aborto en el país al admitir esa práctica para todos los casos de violaciones, no sólo para los de «mujer idiota o demente». Además, pone como condición que la víctima presente una denuncia policial o simplemente una declaración jurada en la que afirme haber sido violada.

«Se trata de la interpretación que creemos correcta de lo que expone el Código Penal en casos de violación», puntualizó Begnis ayer en diálogo con la prensa. El ex diputado nacional sostuvo que los médicos pueden utilizar su «objeción de conciencia» y negarse a realizar un aborto, pero que las instituciones médicas deben garantizar su realización en caso de que una mujer mayor de 14 años denuncie que fue violada y lo requiera.

Además, sostuvo que si una mujer miente para que le practiquen un aborto, el Código Penal tiene previsto un castigo para quienes realicen falso testimonio o levanten una denuncia falsa y se podrá aplicar luego de una investigación. La disposición fue inicialmente publicada como una resolución ministerial, aunque luego el Ministerio de Salud negó que tuviera ese carácter ni que llevara la firma del ministro Juan Manzur.

Esos vaivenes generaron sorpresa, confusión y decepción en algunos sectores que habían salido un día antes a aplaudir la medida que hace una interpretación de la polémica histórica sobre si el Código Penal admite todos los casos de violación como posibles de aborto o sólo en los casos de mujeres «dementes o idiotas».

Con la guía, el Ministerio de Salud busca evitar la intervención de juzgados, tal como ocurre frente a muchos pedidos de abortos, incluso si están amparados por la normativa en vigor, precisaron fuentes de la cartera. Además, de acuerdo con el nuevo texto, en casos vinculados a menores de edad, la opinión determinante será la de la embarazada, aunque sus padres se nieguen al aborto, mientras «es competencia exclusiva de los médicos tratantes decidir si el caso se encuadra en las previsiones de no punibilidad contempladas en el Código Penal».

Dejá tu comentario