26 de enero 2012 - 00:00

Consejeros políticos avanzan en la Magistratura porteña

La llegada de los representantes de la Legislatura porteña al Consejo de la Magistratura de la Ciudad, luego de meses que esos puestos estuviera vacantes por falta de acuerdo entre los bloques partidarios, promete levantar el perfil político del organismo para 2012, como se reflejó en la decisión del cuerpo de delegar en el presidente del Consejo, el justicialista Juan Manuel Olmos, el manejo de todos los recursos humanos del Poder Judicial porteño.

En la Resolución 1.046/11, aprobada en diciembre pasado, el organismo resolvió «delegar en la presidencia del Consejo de la Magistratura la política de recursos humanos en cuanto a la reorganización administrativa del Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires».

Esta norma sólo excluye al Tribunal Superior de Justicia porteño (que podrá administrarse de manera independiente) e indica que el titular del Consejo sólo deberá consultar sus decisiones con el presidente de la Comisión de Administración Financiera, Infraestructura y Tecnología de la Información y las Telecomunicaciones, el consejero legislativo radical-macrista Sebastián De Stéfano.

Argumentación

Entre los argumentos principales que presenta el escrito se encuentra la necesidad de aminorar la carga de tareas de las otras comisiones del organismo, como Selección y la ya mencionada de Administración Financiera, Infraestructura y Tecnología de la Información y las Telecomunicaciones. En este punto, la resolución se basa en modificaciones anteriores del reglamento del organismo que apuntan en esta línea y enfatiza que «la exitosa experiencia recogida hasta el presente aconseja profundizar el esquema de delegaciones en la presidencia del organismo, lo que contribuirá a un mejor manejo de los recursos humanos» de la Justicia porteña.

Una decisión que indudablemente no cae bien en el Poder Judicial de Capital y que adelanta posibles roces en el cuerpo para este año. Tampoco es la primera vez que los representantes de los jueces, fiscales y defensores porteños se cruzan con los representantes políticos del organismo: el único voto que no recibió Olmos para la presidencia del cuerpo fue la abstención del consejero magistrado Santiago Otamendi, representante del sector de jueces y funcionarios judiciales porteños que está más distanciado del sector político.

De hecho, en diciembre pasado este sector acordó armar una lista de unidad para las elecciones del Colegio de Magistrados, Integrantes del Ministerio Público y Funcionarios del Poder Judicial de la Ciudad justamente con la premisa de unirse para defender sus intereses frente al avance de los políticos sobre el manejo de la Justicia porteña. Habrá que esperar para ver cómo se desarrollan estas tensiones en el organismo a lo largo del año, pero, por el momento, parece que el sector político lleva las de ganar.

Dejá tu comentario