Crece el clamor por elecciones anticipadas

Edición Impresa

San Pablo - En las calles, en las redes sociales y en el Congreso de Brasil crece el clamor para un anticipo de las elecciones presidenciales previstas para octubre del año próximo, lo que evitaría, en caso de que caiga el presidente, Michel Temer, que el poder pase de hecho a un Congreso terminalmente desprestigiado.

Según la Constitución, si la falta del jefe de Estado se produce en la segunda mitad del mandato, que es la situación actual, el presidente de la Cámara de Diputados asume el Gobierno por 30 días, mientras las dos cámaras del Congreso elige a un hombre o mujer para completarlo.

El actual jefe de la cámara baja es Rodrigo Maia, un político investigado por corrupción y perteneciente al círculo íntimo de Temer, lo que para muchos haría inviable esa salida.

Así, la propia Cámara de Diputados evaluará el próximo martes una propuesta de enmienda constitucional que prevé adelantar las elecciones para presidente en caso de que el cargo quede vacante, tras un acuerdo alcanzado ayer, en medio del escándalo de corrupción que puso contra las cuerdas a Michel Temer.

Los integrantes de la Comisión de Constitución y Justicia de la cámara acordaron incluir el proyecto en la agenda del martes tras las fracasadas presiones de la oposición para que fuera votada ayer mismo.

El presidente de la comisión, Rodrigo Pacheco, alegó que la votación era inviable por falta de quórum y por la crispación política entre legisladores que pedían la renuncia inmediata del jefe de Estado y los que defendían su permanencia.

"Primero, exigimos la renuncia inmediata del presidente Temer", y luego "pedimos que se apruebe una enmienda constitucional que nos permita convocar unas elecciones directas ya", declaró el diputado Carlos Zarattini, jefe del grupo del PT en la Cámara Baja.

El diputado Esperidao Amin, del hasta ahora oficialista Partido Progresista y ponente de la enmienda en cuestión, dijo que la iniciativa no busca generar una nueva crisis sino, por el contrario, "prevenir crisis".

En tanto, ya se convocaron manifestaciones para el domingo, tanto para exigir la renuncia del presidente como para forzar la convocatoria a nuevos comicios.

Las marchas unirán a los grupos que apoyaron a la antecesora de Temer, Dilma Rousseff, y a los que defendieron el proceso que terminó con su destitución, lo que hace prever que tendrán un carácter multitudinario.

En tanto, el hashtag "#DiretasJá" se convirtió ayer en el más usado en las redes sociales de Brasil. Los internautas, al igual que la prensa brasileña, creen que la salida del mandatario es solo cuestión de tiempo y convirtieron el asunto en uno de los más comentados en Twitter en todo el mundo.

Ese lema recupera el nombre del movimiento surgido en 1984 para reclamar el derecho a la elección directa del presidente y el retorno de la democracia después de 21 años de dictadura militar.

En una publicación reciente de Temer, los internautas llenaron el espacio dedicado a comentarios con el emoticón del vómito, un símbolo de indignación ante las denuncias que ahora salpican al presidente de Brasil.

Agencia EFE y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario