Crédito a largo plazo sigue escaso (sólo banca oficial)

Edición Impresa

• La inflación, descalce de plazos y la incertidumbre macro, las causas.
• Consumo absorbe fondos

La abundante liquidez en los bancos no logra traducirse en un despegue del crédito a largo plazo. El boom del consumo, uno de los principales motores del crecimiento de la economía de los últimos años, absorbe casi la totalidad de los préstamos del sistema financiero.

Según datos del Banco Central, el stock de préstamos privados en pesos aumentó cerca del 2,6% mensual en junio, lo cual implica un incremento interanual del 19%, 1,8 punto más que en mayo. Sin embargo, el informe semanal de la entidad presidida por Mercedes Marcó del Pont indicó que este incremento fue «explicado principalmente por los asociados a la actividad comercial (adelantos en cuenta corriente) y los préstamos personales».

Así, mientras que los adelantos en cuenta corriente crecieron un 23% en los primeros cinco meses del año en comparación con igual período de 2009, y llegaron a $ 20.265 millones, en el otro extremo los créditos hipotecarios subieron sólo un 3,4% y alcanzaron los $ 18.347 millones.

Una de las razones que explica la falta de crédito a largo plazo es la inflación, que se traduce en la imposibilidad de prestar a tasas fijas y evitar que se produzca un descalce en el tiempo de los intereses cobrados. Es por eso que desde las entidades priorizan la financiación a corto plazo. Marina Dal Poggetto, del Estudio Bein, sostuvo que «la incertidumbre macroeconómica de largo plazo, sumado a que no hay capacidad de indexar préstamos hace que no se encuentren la oferta con la demanda de créditos».

Un análisis realizado por la consultora Deloitte en base a datos del Banco Central encontró que al 30 de abril el stock de préstamos del sistema financiero llegó a $ 175.944 millones. del cual el 62% correspondió a bancos privados y el 38% restante, a entidades públicas. Sin embargo, pese a esos porcentajes, la mayor proporción de créditos a largo plazo al sector privado no financiero se origina en los bancos estatales. Esta situación es reconocida por Dal Poggetto. «Hay una reactivación importante del crédito a corto plazo. Sin embargo existen muy pocos de más largo plazo y, de los que se ofrecen, la mayoría son algunas líneas subsidiadas por el Gobierno», indicó.

A pesar de que son los bancos públicos los que más préstamos dan a largo plazo, no se consigue que exista hoy en el mercado créditos a tasa fija. De hecho, en el Banco Nación hay préstamos hipotecarios a 20 años, pero sólo los tres primeros son con una alícuota fija y luego, variable. En el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) financian proyectos productivos y de innovación a largo plazo a una tasa que tiene un componente variable, que se ubica entre un 11% y el 13% de costo financiero total, por debajo del promedio del mercado. Según explicaron desde esta entidad, la mayoría de las líneas que otorgan son por montos de entre $ 2 millones y $ 10 millones, a un plazo promedio de entre 7 y 9 años. «Alrededor de un 60% del total de los créditos se otorga de manera directa desde el BICE y el resto es a través de bancos comerciales, con los que hay más de $ 200 millones aprobados para dar préstamos por plazos de 5 a 10 años», explicó a este diario Mauro Alem, presidente de esta entidad. De ese total pactado con los bancos, hasta ahora se utiliza un 30%.

Dejá tu comentario