10 de febrero 2012 - 00:00

Cuando el aprendizaje abre una puerta al mundo

Cuando el aprendizaje abre una puerta al mundo
Combinar obligaciones y placer puede resultar glorioso si se logra la mezcla perfecta. Los viajes de estudios son justamente esos momentos de la vida en los que buenas decisiones pueden llevar a alcanzar dos objetivos siempre preciados: capacitación, un avance en la carrera universitaria o el desarrollo personal, y el disfrute de momentos de ocio que serán inolvidables.

Globalización mediante, este tipo de viajes se ha popularizado y hace tiempo que no es exclusividad de aquellos grupos de más alto poder adquisitivo. Así es como el flujo de estudiantes crece y la Argentina se encuentra dentro de este intercambio, en primer lugar como un país receptor con fuerte crecimiento en los últimos años, pero también como un emisor de alumnos hacia el exterior.

Hay que discriminar cuando se habla de viajes de estudios, ya que existen varias modalidades: están los que apuntan a completar carreras de grado; los que focalizan en posgrados; y aquéllos de más corto alcance, que incluyen cursos que no superan el semestre y en buena medida están orientados al aprendizaje de idiomas. Este último grupo es el que, en general, más se relaciona con la industria del turismo, ya que, de hecho, en la mayoría de los casos suele estar ligado a un paquete de viajes para recorrer el destino en cuestión.

Al focalizar la atención en los viajes para aprender o perfeccionar idiomas encontramos que el inglés es la lengua más requerida, incluyendo además los cursos especializados con fines comerciales, de turismo o también para preparar exámenes internacionales como FCE, IELTS y TOEFL. También se pueden encontrar cursos de inglés jurídico, financiero, preparatorio para ingresar al campo laboral en países angloparlantes o para acceder a universidades.

Luego hay todo un nuevo campo de viajes de estudio de idioma en el cual se cruza con actividades deportivas como el surf, el esquí, el golf o el rugby.

Enero y febrero son dos meses clave para estos viajes, pero cada vez más se los toma durante años sabáticos, ya no como una experiencia breve, sino con alcances de seis meses o más, e incluso combinándolo con experiencias de trabajo de las que comunmente se denominan work & travel.

«Según nuestras estadísticas el destino más solicitado es Estados Unidos y en segunda instancia Gran Bretaña. Aunque existe una demanda creciente por los destinos alternativos, que son comparativamente más económicos, como Canadá y Sudáfrica», explicó Ivana Luksic, encargada del Departamento de Educación y Work & Travel de Asatej Viajes.

Por su parte, Australia y Sudáfrica son destinos tentadores, ya que permiten disfrutar del verano austral. Hay que tener en cuenta que la mayoría de estos viajeros, repartidos en forma equilibrada entre hombres y mujeres, se maneja en una franja de edad de entre 20 y 26 años, por lo cual las opciones de esparcimiento suelen ser una condición necesaria al momento de elegir el destino. Vale señalar que también se observan cambios en las tendencias de edad. «Si bien predominan jóvenes, se suman también adultos mayores de 40 y grupos de escuelas que viajan con un profesor o acompañante», indicó Luksic.

En lo que respecta al alojamiento, las propuestas son en general casas de familia o residencias. En el primer caso, el contacto con nativos favorece el aprendizaje del idioma, mientras que en el segundo se obtiene más libertad para el esparcimiento y los viajes.

Dónde ir

El precio suele ser una condición importante al momento de elegir el destino. Por caso, el sitio más costoso es Australia, a causa del valor del aéreo. Londres y Nueva York están en un punto intermedio, aunque la capital de Inglaterra tiene un costo de vida más alto. A su vez, Estados Unidos presenta precios adicionales a causa del visado. Luego está Sudáfrica, como la propuesta más económica. Pero más allá de los paquetes, hay que tomar en cuenta el precio de las escuelas de idioma. Los más bajos son en destinos alternativos como Nueva Zelanda, Canadá, Irlanda y Sudáfrica.



LA ARGENTINA para conocer

Prestigio de academia y docentes, belleza y variedad de paisajes y (aunque cada vez menos) precios convenientes hacen de la Argentina un codiciado destino para estudiantes extranjeros. Buenos Aires es la ciudad que concentra la actividad académica y de idiomas, aunque el interior cada vez crece más (Córdoba, La Plata, Cuyo, San Juan, Salta, Litoral y Rosario). «Aún no están disponibles los datos estadísticos, pero por consultas a las universidades se calcularon unos 40.000 estudiantes extranjeros durante 2009, el 20% de Estados Unidos y Europa y un 80% de Latinoamérica (Colombia, Perú, Brasil y México), repartidos en partes iguales entre cursos cortos, grado y posgrado», indicó Gustavo Crisafulli, coordinador del sector internacional del Programa de Promociones del Ministerio de Educación de la Nación.

Los estadounidenses están llegando en cantidad para realizar su conocido «Semester abroad», que en realidad suelen ser 4 a 8 semanas e incluye cursos de cultura argentina, español y materias de la carrera. «Solían hacerlo en España y México, pero el primero está saturado y el segundo se volvió muy peligroso. Hoy la Argentina ocupa el 4º o 5º puesto entre países hispanoparlantes», destacó Crisafulli.

El prestigio que posee actualmente el país se puede medir en casos como el de la escuela de negocios ESADE Business School, que durante noviembre pasado trajo al campus de Buenos Aires a los participantes del Global Executive MBA que organiza la escuela junto a la Georgetown University. Se trata de un programa itinerante muy exclusivo, con un precio que alcanza los 100 mil euros y lleva a sus participantes por ciudades como Washington DC, Barcelona, San Pablo, Buenos Aires, Bangalore, Madrid, Moscú y Nueva York, para que se sumerjan en la vida cotidiana y de negocios de cada país que visitan.

Dejá tu comentario