Cuarón presentó su “Amarcord”

Edición Impresa

El director mexicano, ganador del Oscar, agradeció a Netflix la producción de su largometraje autobiográfico y aunque agregó que habría preferido un estreno grande en salas, dijo que no se oponía a su salida por el streaming.

Venecia - "Roma", película en blanco y negro del mexicano Alfonso Cuarón, proyectada ayer en concurso en el Festival de Venecia, fue muy aplaudida al encenderse las luces. Lo que más impresionó fue la capacidad de la trama para colocar a los espectadores dentro de la historia de esta familia que vive en Ciudad de México en 1971, para volverlos, poco a poco, como parientes y así inevitablemente sufrir y gozar con lo que les sucede. Se trata, como reconoció en el Lido el propio realizador dos veces ganador del Oscar, de su "Amarcord" personal, de su memoria en blanco y negro, rodada con un perfecto realismo.

"Casi 90% de las cosas que se ven en 'Roma' (el título alude al barrio acomodado de la capital mexicana) proviene de mi memoria. Hice una reconstrucción idéntica de la casa original en que vivía y encontré también 70% del mobiliario original que teníamos", contó Cuarón. "Reconstruí después también la calle de mi infancia, mientras que el lugar de la masacre de Corpus Christi (violenta represión de 1971 con varios muertos en una protesta estudiantil) es la verdadera. Aquellos años fueron un momento que me formó, pero también un momento que transformó profundamente a mi país", prosiguió.

"Roma" cuenta muchas cosas a través de la historia de dos mujeres abandonadas, de clases distintas y muy alejadas, por parte de sus respectivos compañeros. Por una parte está Cleo (Yalitza Aparicio), una joven empleada doméstica mixteca seducida y dejada por su novio y, por otra, la señora Sofía, interpretada por Marina de Tavira, también abandonada por su marido Antonio (Fernando Grediaga), con el que tuvo cuatro hijos todavía adolescente. Estas dos historias paralelas son vividas en el interior de una familia que sigue adelante, pese a todo, entre cosas no dichas, pequeñas y grandes tragedias y en la que cada uno demuestra la naturaleza de su carácter.

Cleo tiene la desventura de haber encontrado un novio equivocado, violento, mientras que su patrona lidia con un marido desleal.

"Es todo tan natural en 'Roma', gracias en especial a las dos protagonistas que supieron trabajar con espontaneidad en una película filmada por partes. Los niños, por ejemplo, no sabían nada de lo que tenían que hacer de allí a un momento después, pero eran guiados por las situaciones en las que se encontraban", explicó acerca de la dinámica del rodaje. ¿Qué pasaría si esta película con una reconstrucción ambiental impresionante ganara el León de Oro? Sería la primera vez para un film producido por Netflix, a lo que el realizador se refirió sin complejos. "No tengo el problema de Netflix, en realidad es una batalla que no entiendo. Mucha gente no tiene la posibilidad o el tiempo para ir al cine y esta plataforma te da la posibilidad de ver cine. ¿Qué tiene esto de malo?", expresó. "Sabemos perfectamente que este tipo de film, un film en español, en blanco y negro y en lengua mixteca, un drama y no un film de género, es muy difícil que encuentre los espacios donde pueda tener una exhibición amplia", dijo Cuarón, en referencia a que los estudios tradicionales de Hollywood probablemente no financiarían estos trabajos, inclusive de un director de su prestigio. "Obviamente, la situación ideal sería un cine con una gran pantalla", agregó. "Pero lo importante es que el film tenga un impacto. La película existe y por lo tanto estoy muy agradecido con Netflix porque me ha permitido trabajar de esta manera", concluyó. "Roma" será estrenada en cines, pero el hecho de que sea difundida al mismo tiempo online la había vuelto inelegible para competir en el Festival de Cine de Cannes en mayo, por la insistencia de Francia a que pase un tiempo largo antes de que los films estén disponibles para ver en casa.

Entre las muchas escenas de "Roma" se destaca la que muestra a un gurú de las artes marciales que ejercita, en un día pleno de viento, a un centenar de practicantes con bastones de combate en las manos. "Sí, es verdad, es el mismo viento de Fellini. En el montaje de esta escena me sugirieron, por qué no metemos un viento felliniano como fondo. Y así lo hicimos", reconoció Cuarón. Su película está a un mundo de distancia literal y metafóricamente de su última obra, "Gravedad", el film del espacio repleto de efectos especiales protagonizado por Sandra Bullock y George Clooney.

Dejá tu comentario