17 de julio 2013 - 00:00

Cupones bursátiles

Tomó color y calor el índice Merval en la primera quincena de julio, después de recibir dos feroces palizas de las bajas en meses previos. Ahora no sólo que muestra un pico importante de mejora sino que está resultando el mejor de los saldos entre todos los competidores globales. Con esa arremetida, que estuvo fuera de todo pronóstico, basada en la suma languidez del viernes, en la primera fecha de la semana julio le está dejando alrededor de un 12% a las carteras de títulos líderes de nuestro medio, que es justo el doble lo que obtiene el exitoso indicador Nikkei en la quincena y el que se coloca: segundo del ranking. Con esto, también la cuenta de 2013 ha recobrado buen semblante y arribado el lunes a un 16% de rendimiento con las acciones. Pasó a unos cuantos competidores en tan breve tramo de aceleración y tiene a la vista al índice Dow Jones -que le aventaja por un par de puntos todavía-, como al de Suiza, que mantiene cerca de un 20%. En otra dimensión el que gobierna la competencia, el Nikkei con su 40% de rendimiento en el correr del ejercicio.

Lo del Merval responde bastante a esos "golpes de mercado" -en las dos direcciones- que aparecen, se instalan como ahora y cambian, sin ningún tipo de advertencia. Precisamente, cuando en estos días se habló mucho de las "órdenes no escritas" que les llegan a los operadores para intervenir en el mercado del "dólar-Bolsa" las acciones abrieron con un lunes superlativo.

Que a mitad de julio la cartera accionaria rinda en términos de un 16 por ciento, a pesar de los períodos traumáticos que debieron asumir, las colocan a la par con lo que rinde una operación de "renta fija" para todo el año.

Habría que convenir, nada más, que derivado de lo estadístico, que se trata de un camino rendidor 2013. Sin embargo no todo es simplemente sumar y restar y opinar sobre la línea neta final al aplicar las sensaciones que a muchos deja el devenir de un paso mensual pleno en convulsiones y con alta dosis de adrenalina; seguramente que serán más los lectores que se vean sorprendidos por los números que acabamos de cotejar para julio y el total de 2013. Elegir mal los momentos, no colocar bien el pie en lo que es un campo minado tanto puede llevar al éxito como a la destrucción del capital invertido a destiempo. En tal caso, el trofeo de ser el índice "más peligroso del mundo" con seguridad el Merval lo tiene ganado.

Dejá tu comentario