De la Sota anuló ayer grabado de autopartes

Edición Impresa

  Córdoba - Frente al remolino de quejas y denuncias que despertó, el Gobierno del peronista crítico José Manuel de la Sota dejó sorpresivamente sin efecto la ley que obligaba a los automovilistas a grabar las autopartes de los vehículos para combatir la inseguridad y que había entrado en vigencia precisamente ayer.

El mandatario firmó un decreto para que no se aplique la norma -aprobada en 2012- y pateó la decisión de plasmarla o no al próximo mandatario, que surgirá de los comicios provinciales del 5 de julio.

"Siendo que (la ley) fue aprobada por la Legislatura y que es un adelanto y sirve para combatir el delito, en tiempos electorales puede formar parte de una campaña sucia", argumentó el ministro de Comunicación cordobés, Jorge Lawson.

Durante la mañana de ayer, numerosos automovilistas que debían realizar la transferencia de sus vehículos concurrieron a los centros de verificación para que se les realizara el grabado indeleble de las autopartes de sus vehícu-

los, tal como lo establecía la ley, previo pago de la suma de 490 pesos para los automóviles y 250 para las motocicletas y los ciclomotores.

Esa situación generó una fuerte polémica en las redes sociales y críticas desde las filas de la oposición.

"Es un negocio fabuloso para unos pocos y en un año electoral; estamos hablando de un negocio recaudatorio de alrededor de $ 1.000 millones que no va a resolver el problema del robo de autopartes", disparó la legisladora provincial del Frente Cívico, Liliana Montero.

Por su parte, el titular del bloque de diputados provinciales del radicalismo, Rodrigo de Loredo, la tildó de una "estafa a toda la ciudadanía con empresas fantasma". Ahora, el Ejecutivo deberá negociar la rescisión del contrato con la firma que se impuso en la licitación de rigor.

Dejá tu comentario