D´Elía (por afuera) le apuntó a Espinoza

Edición Impresa

Uno de los hombres más leales al "proyecto cristinista" se quedó afuera del armado electoral que ayer presentó el kirchnerismo paladar negro junto a sus aliados. El partido Miles que integran Luis D´Elía, Amado Boudou y Fernando Esteche fue "excluido" del listado de sellos que integran el frente de Unidad Ciudadana, gestado al calor de una estrategia para "encerrar" a Florencio Randazzo en su propia trampa.

Esa decisión se tomó el martes por la tarde en el Instituto Patria. El nuevo "think tank" K fue escenario de una reunión entre algunos referentes del espacio. entre los que se encontraban Oscar Parrilli, Máximo Kirchner, Wado De Pedro, Andres Larroque, el propio D´Elía y el titular del PJ bonaerense Fernando Espinoza. El cónclave discutía cómo dejar en "off-side" a Randazzo. "Ninguno le encontraba el agujero al mate hasta que yo propuse que inscribiéramos un frente propio, por afuera del PJ", relató el titular de Miles, en diálogo con Ámbito Financiero. Desde la otra punta de la mesa, el hijo de la ex presidente "hizo el gesto del Chavo, con los dos deditos, como diciendo eso, eso, eso, y en ese momento Espinoza me clavó una mirada de odio, como diciéndome vos me querés dejar afuera", detalló D´Elía, quien no tiene dudas que la decisión adoptada por Cristina de Kirchner de inscribir su propio frente excluyendo el sello del justicialismo, fue inspirada en su idea. Lo que el dirigente piquetero no contaba era que el exintendente de La Matanza y presidente del PJ en el distrito donde se libra la madre de todas las batallas no le perdonaría la "osadía" de proponer ese camino por fuera de la estructura partidaria. "A Espinoza lo único que le interesa es manejar la guita que le van a dar al sello por los votos que sacó Cristina en 2015", denunció D´Elía, convencido que su vecino matancero estuvo detrás de la jugada que lo dejó afuera de la jugada que él dice haber inspirado. Con el histórico apoderado del peronismo Jorge Landau internado en terapia intensiva, nadie supo precisar el monto que el partido deberá percibir de acuerdo con los votos obtenidos en la última elección, pero los cálculos más optimistas elevan esa cifra a $66 millones.

Parte de esta historia la ventiló el propio D'Elía -remedando el escándalo Latorre versus Jaitt- a través de su cuenta de Twitter. Ayer a media mañana publicó una captura de pantalla donde se veía un chat que mantuvo con el camporista Juan Tignanelli. "Estoy camino al juzgado electoral de La Plata. El que avisa no traiciona", le escribió a las 7.23 de la mañana. Media hora después, volvió a escribirle. "Me llamó Parrilli y me pidió que habláramos a la tarde", le dijo. Tignanelli -dirigente de segunda línea de la agrupación que conduce Máximo, le respondió: "Vamos sin el PJ. Lo de Miles es un equilibrio necesario para que no explote todo por los aires. No tiene más explicación que esa, aunque suene choto. Es una manera de ejecutar la misma estrategia que vos planteaste, y te tiene como víctima a vos".

Finalmente, el dirigente social inscribió su propia alianza: se llama Encuentro Popular por Tierra, Techo y Trabajo, integrada por Miles, el comunismo y otros doce partidos, algunos de los cuales no tienen reconocimiento legal. "Fue insólito lo que pasó, no había estrategia, yo propuse algo que nadie se animaba a proponer por temor a que Espinoza reaccionara, lo llevan a cabo y me dejan afuera", se quejó el expiquetero, quien no descartó armar "una colectora" que podría encabezar CFK seguida por los referentes de estas organizaciones. "Somos muchos los que creemos en la conducción de Cristina y queremos votarla para demostrarle que sigue siendo la líder indiscutible de nuestro espacio, pero no queremos estar junto a los que sólo les interesa manejar el sello y la plata para garantizarse un salvavidas", finalizó D'Elía.

Dejá tu comentario