Destrucción

Edición Impresa

El Costa Concordia, el buque que encalló en enero de 2012 en aguas de la Isla italiana de Giglio causando la muerte de 32 personas, concluyó ayer su último viaje con la llegada al puerto de Génova, donde se prepara ya para su desguace. Durante la mañana de ayer, la embarcación llegó al astillero de Prà Voltri de Génova, donde permanecerá los próximos cuatro meses.

Dejá tu comentario