Dilma juega a fondo con su vice

Edición Impresa

San Pablo - El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Michel Temer, del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), fue elegido por la dirección de su fuerza para ser el candidato a vicepresidente de Dilma Rousseff en la fórmula oficialista para las elecciones del 3 de octubre.

Con ello, el Partido de los Trabajadores consolida su alianza de los últimos años con la agrupación más fuerte en el interior del Brasil y suma a la fórmula presidencial a un hombre con peso en San Pablo, el principal distrito del país con 30 millones de votantes y bastión del postulante opositor, el socialdemócrata José Serra.

Temer fue en el pasado un aliado del ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) y nunca respaldó electoralmente al PT de Luiz Inácio Lula da Silva.

La decisión fue tomada por la dirección ejecutiva del PMDB, el partido más grande de Brasil al que pertenece también el titular del Senado, el ex mandatario José Sarney (1985-1990).

«Michel Temer es la imagen de la unidad del PMDB y representará al partido en la fórmula de Dilma Rousseff», informó el jefe del bloque de la coalición oficialista en el Senado, Romero Jucá.

El PMDB debe realizar el 12 de junio su convención nacional para sellar la alianza con el PT, respaldar a la candidata del presidente brasileño y proclamar a Temer aspirante a la vicepresidencia. «Vamos a unir al partido para llevar la campaña hacia la victoria. Igual, hay que tener cautela», dijo Temer.

Éste, antes de partir con Rousseff para participar de un encuentro comercial brasileño-estadounidense que se celebrará mañana en la Bolsa de Nueva York, aclaró que lo suyo será como siempre, el bajísimo perfil público: «Seré vice como lo marca la Constitución. Cuando ocupo un cargo, cumplo la tarea constitucional. Seré extremadamente discreto, como tiene que ser un vicepresidente». Temer fue presidente de la Cámara de Diputados durante el Gobierno de Cardoso y en 2002 respaldó la candidatura de Serra, vencido por Lula, y luego, en 2006, participó de actos en apoyo a Geraldo Alckmin, también vencido por el actual presidente.

Tras la reelección, Lula entabló una firme alianza con el PMDB, que ganó varios ministerios clave, con Temer en Diputados y Sarney en el Senado, lo que robusteció su accionar para las grandes leyes que buscaba el Gobierno.

Según analistas, la elección de Temer como vice de Rousseff fue una imposición del partido a Lula, que intentó hasta hace dos meses colocar en el binomio presidencial oficialista al presidente del Banco Central, Henrique Meirelles, afiliado apenas en 2009 al PMDB.

Agencias ANSA y AFP

Dejá tu comentario