Disputa en Luján: los “trapitos” no perdonan ni a la Virgen

Edición Impresa

• DESDE EL VIERNES VOLVIÓ A REGIR EL SISTEMA MEDIDO QUE DESPLAZÓ A GRUPOS TILDADOS DE "MAFIOSOS"
Mientras la Municipalidad impulsa la instalación de parquímetros para la zona de la basílica, los cuidacoches pretenden retener un negocio que mueve casi 50 millones de pesos anuales.

A pesar de la presión ejercida por las organizaciones que agrupan a los cuidacoches, el pasado viernes 12 de mayo volvió a funcionar el sistema de parquímetros que instaló la Municipalidad de Luján a principios de este año en la zona que rodea a la histórica basílica. Con esta medida, volvió a desplazar a los tradicionales "trapitos" que desde hace años tienen organizado un sistema de cobros para el estacionamiento vehicular en la zona céntrica, lindante a la basílica, y han defendido este espacio con uñas y dientes. No se trata de un negocio menor: fuentes oficiales estiman que alrededor de seis millones de feligreses visitan el santuario mariano anualmente y se calcula que un 10% aproximadamente se traslada en vehículos particulares. "Si tenemos en cuenta que estas mafias obligan a los turistas a pagar un bono de entre 60 y 80 pesos por cada automóvil que se estaciona, estamos hablando de una recaudación que supera los 45 millones de pesos por año", calculó el informante.

Muchos vecinos del centro se quejan porque sostienen que el accionar de estos grupos se asemeja al de una "mafia" que intimida a los automovilistas y les reclama el pago de una "contribución" que, lejos de ser voluntaria, se parece más a una tarifa extorsiva. Pero desde la organización se defienden y dicen que pretenden desplazarlos para "darles el negocio a otros". Así lo expresó uno de los referentes de la Asociación de Cuidacoches que trabaja en la avenida Nuestra Señora de Luján: "Somos más de 30 familias trabajando ahí, nosotros le pedimos al intendente la continuidad, que en vez de arreglar con gente de afuera, arregle con nosotros que somos de Luján, no nos negamos a colaborar o a participar en lo que sea, hay cuidadores que hace mucho tiempo que trabajan", sostuvo Miguel, que hace 26 años trabaja en el lugar.

Ciertamente, a partir del nuevo sistema implementado por la comuna, con la correspondiente aprobación legislativa, el futuro laboral de los "trapitos" resulta cuanto menos incierto. Para el subsecretario de Control Urbano, Francisco Passini, las ordenanzas actuales no contemplan la actividad de los cuidacoches dado que el sistema implementado no los incluye.

El sistema de estacionamiento medido comenzó a funcionar a mediados de febrero y su implementación provocó la resistencia de los involucrados, que llegaron a cortar en varias oportunidades el acceso a la basílica con manifestaciones reclamando su inserción en el nuevo sistema. En declaraciones a medios locales, el funcionario admitió que si bien participó de varias reuniones para destrabar el conflicto, el Ejecutivo municipal todavía no encontró una respuesta a la demanda de una fuente laboral para los "damnificados". El método implementado en Luján -de similares características al que se aplica con éxito hace varios años en la ciudad de La Plata- "funciona con tarjeta para iniciar la apertura y cierre del período de estacionamiento, y también se puede contratar a través de mensajes de texto, lo que deja afuera cualquier intervención humana", explicó el funcionario. "Estamos en presencia de una actividad precaria e ilegal que nosotros no podemos convalidar bajo ningún punto de vista; necesitamos reordenar el estacionamiento en la zona céntrica para darles a los turistas que nos visitan la seguridad y el confort necesarios a la hora de estacionar sus vehículos, y trataremos de colaborar para que estas personas no pierdan su fuente de trabajo", finalizó.

Dejá tu comentario