Docentes: Vidal no se resigna y volverá a citar a gremios

Edición Impresa

Definirá hoy con su gabinete una nueva fecha para reanudar el diálogo tras el fin del paro de 48 horas cuya adhesión fue discutida con los sindicatos.

Con el inicio ayer de un nuevo paro docente provincial de 48 horas como virulento telón de fondo, el Gobierno de la macrista María Eugenia Vidal se prepara para un largo conflicto con los gremios bonaerenses, tras el naufragio el martes del último encuentro paritario.

Ayer Vidal dio muestras claras de su determinación a la hora de defender su estrategia salarial -alineada con la salud de las finanzas locales- pero además de su apuesta a dar una batalla más amplia, en pos de la calidad educativa, que incluye entre otros ejes el espinoso flagelo del ausentismo.

Pero sin embargo optó por no bajar el estandarte del diálogo con los maestros. En esa línea, hoy mantendrá en La Plata una reunión de Gabinete, de la cual emanará la fecha de una nueva convocatoria a los gremios, pese a la escalada de tensión que acrecienta riesgosamente la brecha entre la escuela pública y la privada.

"Podrá haber más paros, pero la pelea es para no perder más años de educación", dijo la mandataria de Cambiemos, además de lamentar que los sindicatos docentes "dejaron de discutir salario y empezaron a hacer política gremial y partidaria".

"No puedo más que entender que la intransigencia de los gremios tiene que ver con cuestiones partidarias, porque piensan que la extensión de un conflicto puede desgastarnos políticamente a mí y al Presidente, y nos hace daño en un año electoral", subrayó.

Poco después, en un acto en el barrio porteño de Constitución, la gobernadora cosechó otro respaldo público de Mauricio Macri, quien la alentó a seguir "dando la discusión de fondo" para "mejorar la calidad de la educación pública".

Bajo este escenario, perdió fuerza en las últimas horas la variante -en análisis- de apelar a un decreto para otorgar de manera compulsiva el aumento, del 19% en tres cuotas ajustables por la inflación, más $500 en compensación por el poder adquisitivo perdido en 2016.

"Vamos a sostener el diálogo; no es una opción para nosotros hoy resolver esto vía decreto", sostuvo ayer el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas.

La propuesta desplegada el martes por el Ejecutivo -y rechazada por los sindicatos, que reclaman alzas del 35%- incluyó además la iniciativa de combatir de manera conjunta el ausentismo en el sector para destrabar recursos -hoy obliga a aportar unos $14.300 M- y financiar una suba adicional de $5 mil anuales.

"Las tres palabras de las que no mueven el eje son 35%, rechazo y paro", fustigó Villegas.

Con ese tenso telón de fondo, ayer el Gobierno y los gremios de SUTEBA, FEB, UDA, SADOP, AMET y UDOCBA se trenzaron en una polémica por el nivel de acatamiento que mostró la huelga provincial de 48 horas activada ayer, que redondea ya 6 paros provinciales y 6 nacionales desde el ensombrecido inicio de clases del 6 de marzo.

Según los dirigentes sindicales la adhesión fue "altísima" -de entre el 75% y el 92%, dijeron-, pero la propia Vidal enfatizó que porcentaje arañó ayer el 35%, en un declive potenciado por la política de descuentos salariales aplicada por el Ejecutivo para los maestros en paro, que incluye un plus de $ 1.000 para los docentes que no adhirieron a ninguna de las medidas de fuerza.

Con el conflicto claramente abierto, ayer legisladores del FpV-PJ presentaron una nota en la comisión de Educación de la Cámara de Diputados local en pos de convocar al director de Educación, Alejandro Finocchiaro, para que explique el origen de la crisis docente y las medidas que está adoptando el Ejecutivo para domarla.

Dejá tu comentario