Dólar continúa a $ 3,88 y sigue demanda de público

Edición Impresa

Los bonos no pueden enhebrar dos días seguidos de alza. No hay entusiasmo desde que el INDEC dijo que la inflación de enero fue del 1%. Los que habían comprado títulos en pesos perdieron la apuesta, porque esperaban una medición algo más cercana a la realidad.

Por eso, el monto de negocios sigue reducido. En el Mercado Abierto Electrónico (MAE) se operaron $ 780 millones, pero, al igual que en las ruedas anteriores, más de la mitad de ese monto fue para las Letras del Banco Central (Lebac), que pagan una tasa fija. Los inversores hacen «trading» comprando y vendiendo Lebac de distintos plazos.

Con los bonos de la deuda, en cambio, hay indiferencia. Todavía no está tomada la decisión de salirse de los títulos públicos. La única certeza de los inversores es no incorporar más riesgo argentino a los portafolios.

Por eso, el Discount en pesos, el principal bono del canje que vence después de 2030, cedió el 0,60%. En lo que va del año, este bono bajó el 20% y si se lo compara con el precio que tenía a principios de 2009, la caída alcanza al 66%. El Cupón PBI, en tanto, quedó sin cambios, pero con más negocios que en las ruedas anteriores.

Los bonos posdefault en pesos mostraron en sus precios la desorientación del mercado. Mientras el Bogar, el Bocon Pre 13 y el Boden 2014 tuvieron retrocesos de entre el 0,50% y el 3%, el Bocon Pro 12 y el Pre 9 subieron alrededor del 0,70%.

Los bonos en dólares tuvieron mejor comportamiento, aunque todavía sigue la presión vendedora sobre el Boden 2015, que bajó el 1,25%. Los bancos venezolanos, aprovechando la amplia brecha cambiaria entre el dólar oficial y el marginal, se deshacen de estos bonos para hacerse de billetes norteamericanos. Una buena parte de las emisiones del Boden 2015 la tiene Venezuela, porque a través de este título Hugo Chávez le dio crédito a la Argentina. Este bono rinde ahora el 15% y hace dos años, cuando su renta estaba en el 14%, se criticó al Gobierno por tomar dinero de Venezuela a esa tasa. El rendimiento es ahora más contundente porque en esos años la tasa del dólar en Estados Unidos estaba en el 5% anual y ahora está en el 0,25% anual.

Volviendo a los Boden, el 2012, que no carga con el estigma de Venezuela, logró subir el 0,20% y el Boden 2013 se anotó con una recuperación del 1%.

El dólar tuvo un día pesado en el mercado mayorista, donde el Banco Central no intervino. Entre el Forex-MAE y el MEC de los corredores de cambio operaron u$s 464 millones, un volumen bajo.

La divisa abrió a $ 3,8590, con muchas manos compradoras que siempre encontraron vendedores. A las 11 bajó a $ 3,8580 y se quedó en ese precio hasta el final de la rueda.

En las casas de cambio, el dólar siguió a $ 3,88, mientras en el mercado marginal quedó en $ 3,9450.

La demanda de billetes se fortaleció, al punto que las operaciones en el «blue» se duplicaron. Los bancos también están demandando más billetes al Central para satisfacer a sus clientes, que están comprando más dólares que antes. Esto explica por qué los plazos fijos no crecen.

En el mercado de futuros hubo actividad, aunque el Central no fue el único jugador. Los bancos estuvieron muy activos operando a fin de febrero en el OCT-MAE. El dólar de fin de mes es más barato que el de contado. Mientras el mayorista se paga al contado a $ 3,8580, el de fin de mes cotiza a $ 3,8575, por eso aparecen tantos vendedores de contado. Hay exportadores que están liquidando divisas pendientes, aprovechan para venderlas y se recompran a fin de mes para recuperarlas. De esta manera cumplen con el Central y se quedan con los billetes.

Como fin de febrero tiene una tasa negativa del 0,75% anual y fin marzo, una del 5,50% anual, si el Central no desea que fin de febrero esté congestionado por órdenes de compra de billetes va a tener que bajar el precio del dólar a fin de marzo. Si lo hace, serán muchos los que seguirán con pesos en el bolsillo porque se recompran a fin de marzo y quedan cubiertos.

Dejá tu comentario